sábado, 8 de junio de 2013

Justicia ciega



Allá por principios de los 90 se anunció a bombo y platillo por la televisión autonómica catalana la llegada de una superproducción catalano-americana en forma de serie que revolucionaría el mundo de la televisión tal como lo conocíamos hasta el momento. Combinando la experiencia y profesionalidad de la industria norteamericana y el ímpetu y entusiasmo del sucedáneo de país mediterráneo. El resultado fue una serie de polis y vengadores, oscura y nocturna (claro), que no dejó indiferentemente a nadie. Pero no, no corráis a descargarla como animales en celo, esperad a leer más y luego os lo pensáis.

El prota era un juez bastante cutrongo que veía como los malos se escapaban de la justicia aprovechando los huecos legales del sistema y no podía hacer nada por evitarlo (a pesar de ser el juez, que digo yo que algo podría rascar el hombre ya que tenía la certeza de que eran culpables). Cansado de este rollo, el tío por las noches se vestía de cuero, y se largaba a impartir justicia a lomos de su moto.  El esquema era el siguiente:
1: Hay un juicio que el malo gana y tanto él como su abogado (que también es malo, aunque esto no es ninguna sorpresa), se regodean en su cara. Antes de salir a la calle el malo se acerca al juez y le dice “La justicia es ciega” y él muy serio responde “Pero puede ver en la oscuridad”. El malo le mira algo extrañado pero no hace caso y se larga.
2: El juez llega a su casa, se suelta la melena, se viste de tío duro y se monta en la Harley, en busca del malote de turno. Le encuentra pronto, reincidiendo generalmente, y le da una lección de justicia a base de puntapiés y garrotazos. El tipo no sospecha que el tío duro que le está zurrando es en realidad el juez repeinado de hace un rato.
3: Aparecen las pruebas milagrosamente, el malo vuelve a ser juzgado y al final acaba en la cárcel. Justo al final, el pobre delincuente ve algo raro en la sonrisita del juez y se da cuenta de qué ha pasado. Fin.
Quién iba a sospechar que estos dos tipos tan diferentes eran el mismo ser?


El esquema se repetía en todos los capítulos, una y otra vez, por lo que la cosa no cuajó y al final dejaron de emitirla. Lo único que recuerdo y que resume mucho mejor de lo que yo he hecho la serie, es una frase de mi padre justo al final de un episodio: “Estos americanos se van a reír de nosotros”, dijo

No hay comentarios:

Publicar un comentario