sábado, 31 de diciembre de 2011

Como quedan ya poquitas horas de año por delante, he aprovechado este tiempo de felicidad y jolgorio para terminar algunos retoques pendientes en el blog. He eliminado Tags (que no entradas) de algunas cosas que se han ido pasando a mi otro blog (mejor que este) y he modificado otros (Tags, coño), para facilitar las búsquedas en éste.
Espero que el cambio sea positivo o por lo menos que no sea negativo, porque ya dijo el gran Confucio eso de que "La mejor poda es aquella que no se nota".
Feliz año a todo el mundo.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Miniaturas en el rol: Segunda parte

Mi compañero Cabeza de Plomo me ha estado picando con el tema de las miniaturas en las partidas de rol y éste va a ser mi contraataque: Warhammer Fantasía trasladado al RuneQuest.
Empezamos con un clasico: los zombies de toda la vida.

Con la pintura adecuada, estos ogros se convierten en maravillosos trolls negros.

Un bonito slarge, ideal para la Isla de los grifos

Orcos, preciosos para la isla de los Grifos también.

Estos minotauros no parece que vengan en son de paz a pesar de traer un tamborcito.

Un puñado de orlanthis cabreados.

Estos podrían valer como jinetes de los colmillos.

Típicos broo que no pueden faltar jamás.

Y por supuesto, también hay lugar para los héroes.
Típico guerrero Orlanthi

Aquí tenemos a un guerrro Occidental, de Fronela o Carmania

Misionero y mercader lunares.

Un trovador Esroliano con compañero

Yelmita con su pajarito al aire

Un mostali aperturista (de cráneos)

Aldryani común.

Y hay más, muchísimos más entre los que destaco:
Sin comentarios.

Broo, señor de la enfermedad de Malia.

Como podeis ver, existen miniaturas en el mercado para ambientar toda una campaña de forma magistral. El único problema es el dinero y el tiempo que hay que invertir para que todo quede perfecto. Las cajas con hordas de orcos o esqueletos son de plástico y relativamente baratas, pero la mayoría de personajes independientes vienen en blisters de plomo y su precio se dispara un poquito. Eso si, se puede jugar con papelitos hasta que cada jugador se compre a su propio héroe y quede la cosa niquelada. Lo de la escenografía, mejor otro dia.

jueves, 22 de diciembre de 2011

La Alianza de los Tres Soles


Con este título y esta bonita portada se presenta Siempre Amanece Por oriente, la primera parte de la trilogía de la que es la primera novela ambientada en Glorantha que se publica en España.
Soy reacio tanto a las criticas literarias (o de lo que sea) ya que pienso que si alguien quiere leer (o ver o escuchar) algo debe hacerlo sin tener en cuenta opiniones de terceros, como a leer literatura fantastica que dejó de interesarme cuando cumplí 18 o 19 años y descubrí otro tipo de literatura; Pero en el caso de esta novela haré una excepción debido al trato que he tenido con el autor através del foro y algunos mails y al hecho de que al crear este blog me propuse comentar todo lo referente a Glorantha existente en nuestro país. Asi que vamos al grano:
La novela consiste en la narración de una campaña de RuneQuest de larga duración 83 años creo) en la que los personajes viajaron desde Sartar a la Lejana Kralorela en busca d eunas reliquias y tal. El relato comienza, en mi opinión, bastante mal; Los personajes están totalmente estereotipados y en algunos de ellos es posible ver a su través a un chaval sentado en la mesa de rol comiendo panchitos. El viaje comienza de un modo igualmente típico, con una "dungeon" que todos hemos jugado ya y unos comportamientos y diálogos que hemos visto y oído cien veces en la mesa de juego. Por suerte, el ritmo ágil de la narración consigue salvar esta primera parte y nos va metiendo en la campaña propiamente dicha. Y a partir de ahí la cosa cambia radicalmente.
A medida que el viaje avanza también lo hacen los personajes que van adquiriendo personalidad lentamente. Los escenarios pasan de lo habitual a lo sorprendente mientras el grupo visita zonas como El Ojo del Dragón, Pavis, Las Arenas de Cobre o las Colinas Tuneladas, estas últimas con una magnífica inserción del suplemento "El Abismo de la Garganta de la Serpiente". Durante la lectura uno se va dando cuenta del trabajo del master como narrador y de los jugadores como intérpretes de la historia y uno llega a olvidar que todo eso es una partida de rol a medida que se mete en la historia.
Por supuesto quedan muchas cosas en la parte negativa aparte de lo ya mencionado. En primer lugar, es una novela solo apta para conocedores de Glorantha, ya que a pesar de las acertadas explicaciones en cursiva que van esclareciendo posibles dudas, queda mucho que s eda por supuesto y que puede confundir a un lector casual (cuando se encuentran con los patos, quien no lo sepa se cree que han echado migas de pan envenenadas en un estanque) y también hay algunas erratas recurrentes que hacen un poco de daño a la vista (se nombra varias veces a las cebras como "caballos rallados", si rallados como el queso de los macarrones), además del poco acertado acertijo con el que no me voy a ensañar.
Pero todo lo negativo no dejan de ser detalles anecdóticos que no logran ensombrecer el principio de un viaje cada vez más emocionante, muy bien narrado y con un toque magistral en ese "mal" que persigue al grupo y que aunque deja ciertas pistas, nunca se deja ver. Esperaré con impaciencia la segunda parte que se prevé todavía mejor y que llevará a los protagonistas a la isla más famosa de la historia de los juegos de rol.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Miniaturas en el rol: ¿Sacrilegio o enriquecimiento?

Al principio de todo (joder, empiezo todas las entradas igual), cuando pasamos de los juegos d etablero al rol puro y duro nos enorgullecíamos al explicar a los curiosos que eso se juega sin tablero ni muñecos "sólo con la imaginación". Sabíamos que existían miniaturas dedicadas a ello y creo recordar que la primera edición del RuneQuest venía con una caja que incluía dados, tablero y miniaturas de papel, pero eso para unos roleros de pueblo para los que comprar un nuevo suplemento o unos dados de diez caras se convertía en una odisea no era una posibilidad a tener en cuenta. Con un folio y un lápiz eramos más que capaces de recrear cualquier batalla imaginable
Años después, con la llegada de la tercera edición del Dungeons & Dragons, descubrimos que jugar con miniaturas no solo era una posibildad sino una necesidad; Las nuevas reglas del famoso juego estaban llenas de referencias a flanqueos, distancias y movimiento, lo que obligaba a representar de algún modo a los personajes en la batalla ya fuera con pizarras de esas autoborrables, dados o lo que fuera. Al principio creímos que esas reglas eran para mejorar el juego hasta que descubrimos que los mismos del juego de rol estaban vendiendo miniaturas especiales para ello. Negocio, si, pero no estaba mal del todo. El juego se convertía en algo mucho más táctico: El mago ya no lanzaba una bola de fuego a los orcos "sin tocar a los mios", ahora había que demostrarlo sobre la mesa; y el clérigo ya no podía pasearse por entre el campo de batalla para curar al guerrero caído sin recibir en el proceso una buena somanta de palos.
Pero a mi nunca terminó de gustarme eso. A pesar del detalle ganado en el juego, cambió mi forma d ever el mismo. En mis partidas como jugador siempre había imaginado la acción desde una primera persona "Yo soy el héroe, yo estoy avanzando por el pasadizo en busca de la bestia que puede acecharme en cualquier recodo." Pero ahora la cosa tomaba otro punto de vista en mi mente. Pasé a imaginar la acción desde arriba, como si de un videojuego se tratara y eso quitó mucha emoción al juego.
De todos modos, repito, no me opongo a jugar con miniaturas y más después de conocer el Warhammer y darme cuenta de que con un grupo de jugadores estable no me importaría gastar algo de tiempo y dinero para poner sobre el tablero miniaturas como estas.
No me digais que estos bestigors no tienen cierto parecido "casual" con los broo de toda la vida.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Aquellos maravillosos másters (3/4): El buenazo Vs el sádico

Esta vez voy a poner dos masters en uno ya que son las dos caras de la misma moneda y no podría existir uno sin el otro.
El master buenazo es aquél que, quizás influido por los videojuegos o por héroes cinematograficos intocables, no permite que les pase nada a sus jugadores. Al principio parece que estemos delante del típico master interpretativo (ver entrada un poco más abajo), ya que no duda en saltarse las reglas en beneficio de la acción y el heroismo. pero al cabo de varias sesiones de juego su verdadero propósito se hace presente: Nuestros personajes no pueden morir. Todas las caídas mortales acaban en un toldo o arbusto que amortigua el golpe. Cada golpe decisivo de un enemigo acaba topandose con el arma de un aliado pnj y cada pifia letal pasa a ser cómica. Al principio tiene gracia, lo reconozco, pero llega un momento en el que t esientes como Bill Murray en atrapado en el tiempo. Y es que tanta inmortalidad desvirtúa un poco la sensación de riesgo inherente de las aventuras.
Y en el otro extremo tenemos al master sádico. Este es un tio que se aburre en su casa, que está harto de la vida y que quiere matar algo los fines de semana. Lo normal en estos casos es comprarse una escopeta y dedicarse a a caza pero estos tipos llegan un poco más allá. Al principio crees estar delante del master técnico (ootra entrada más abajo aún) y cuando la gente comienza a sufrir amputaciones piensas cosas como "Uy que mala suerte", "Uy que juego mas bestia" y cosas por el estilo. Pero al poco tiempo la triste realidad se hace presente: Francotiradores en cada esquina, misiles buscadores, trolls ocultos en todos los puentes, copas envenenadas con toda la mala hostia, fraquitos de cianuro etiquetados como "Poción de curación"... todo vale para que nuestros pejotas muerdan el polvo. Pero lo peor peor de estos masters... es que debo reocnocer que yo fuí uno de ellos. Pero no hablemos de mí.
-Uhm... ¿Debería haberme hecho un guerrero?
Master buenazo: -¿Y eso qué mas dá?
Master sádico: -¿Y eso qué mas dá?

domingo, 4 de diciembre de 2011

Horror in the night (Segunda batalla)

En mi segunda batalla oficial, mis Tau se enfrentaban a los Necrones, una raza de terminators espaciales con muy mala uva. La cosa ya pintaba mal en este punto porque los Necrones tienen el codex recién sacado del horno y los Tau lo tienen completamente desfasado, así que… mal presagio.
DESPLIEGUE: La partida era de aniquilación y el despliegue de Choque de Tropas, lo que unido a un tablero algo mas corto de lo reglamentario me ponía en una gran desventaja. Desgraciadamente así fue.
ASALTO 1: Adiós, comandante adiós. Mal balance nada mas comenzar. Mi comandante salta por los aires sin haber conocido el amor y con todos mis guerreros del fuego solo logro causar dos bajas en una unidad de Inmortales. Feo feo.
ASALTO 2: Se masca la tragedia. Un piraña inmovilizado, los kroot trabados en un asalto imposible y mi unidad principal de guerreros del fuego a punto de ser masacrados por un destructor. Y por si esto no fuera poco, mi recién estrenada armadura Apocalipsis es destruida sin llegar a calentar sus aceleradores lineales. Bajas enemigas: Un miserable Inmortal. Feo feo, pero feo.
ASALTO 3: El golpe del honor. Todas mis tropas muertas o viendo pasar su vida ante sus ojos a cámara rápida, los enemigos intactos paseándose sobre los cuerpos de mis hombres, pero eso no podía acabar así. Desde el cielo desciende mi equipo de araduras miméticas y dispara un único proyectil sobre el Monolito necrón, causándole daños internos irreparables. Destruido para siempre. Toma ya, que no se diga.
ASALTO 4: Descansad en paz valientes. Sobran comentarios. Los necrones me aplastan y se hacen collares con mis dientes mientras los pocos supervivientes corren como locos para salvar sus pellejos.
En la imágen mi único instante de gloria: El Monólito necrón derrumbandose por el impacto de mis miméticas. Que pena no tenerlo pintado todavía.

lunes, 28 de noviembre de 2011

HeroQuest, lo que pudo ser y no fué


Hace ya tiempo que tengo el rol algo abandonado en este blog con tanto muñequito y tanta chorrada, así que vuelvo a la carga con una asignatura pendiente: El heroQuest.
Cuando aparecieron los primeros rumores de su aparición, todos los veteranos Gloranthanos y RuneQuestianos nos agitamos como cañas al viento. Una reedición del viejo Rune, con reglas nuevas, estética moderna y suplementos actuales sonaba cuanto menos, al paraíso. Todos soñamos con una nueva era dorada del rol con el HeroQuest por bandera y con masas enfervorecidas demandando más y más. Pero había dos problemas: Los dias de Joc no iban a regresar jamás y lo más significativo: El HeroQuest fué un fiasco.

Las reglas eran difíciles de entender, la creación de personajes confusa y el sistema de magia imposible. Algunos echaron las culpas a la traducción, otros a la edición original y los más optimistas dijeron que se trataba de un juego demasiado avanzado para su época y que además pilaba a la gente demasiado condicionada por reglas típicas como las del Dungeons and Dragons. pero no, simplemente era malo y paso a dar mis impresiones.

1º: El sistema de dados (tiradas enfrentadas de D20) era sencillo, rápido y claro. El problema eran las habilidades. No existían. Cada jugador inventaba las suyas al crear el personaje y por muy bienintencionados que fueran esos jugadores, la confusión estaba servida.
2º: En esa misma creación de personajes, además de las habilidades debíamos escribir en la ficha infinidad de cosas de modo que al final valía la pena ignorarlo todo y limitarse a jugar con cuatro habilidades básicas.
3º: Para quien piense que la magia del Rune era complicada, que se pase por aquí. La sensación que a mi me dió era como cuando llevaba media hora viendo la peli porno codificada del Canalplus y de golpe me daba cuenta de que era un reportaje de animales.
4º: Los ejemplos de personajes, juego y aventurillas tenían un aire infantil y simplista que no venía nada bien a masters ya peludos como era (y es) mi caso.

Por todo esto el HeroQuest no convenció ni a los mas obstinados, a pesar de que el tema ambientación si era correcto y los suplementos posteriores si me gustaron. Pero con una entrada en el mercado así, ni Glorantha ni leches.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Warhammer 40K (Primera batalla)

Aunque no fué la primera primera, si fué la primera batalla con escenografía, tranquilidad y un ejército más o menos decente. me ahorraré los detalles técnicos y solo diré que mis tropas (1000 puntos) consistían en un cuartel general (armadura crisis), tres línea (2 de casta y 1 de kroot), tres miméticas como élite, dos piraña de ataque rápido y un cabezamartillo en apoyo pesado.
En el lado izquierdo los guerreros del fuego.Y en el izquierdo los kroot al completo.
La verdad es que jugar con escenografía de calidad es una gozada. Edificios, bosques, ruinas y eso de poner un cráter cada vez que un vehículo explota da gusto.
En lo que refiere al juego en si, las reglas no son demasiado complicadas y con algo de práctica se agiliza bastante. Desgraciadamente a mi me queda mucho por aprender, y mi rival, un experto sin piedad ni amor por los animales, no tardó en ganar ventaja. En el segundo turno ya no quedaba ni rastro de las miméticas y mis kroot y casta estaban a punto de ser asaltados (con catastroficas consecuencias).
Se masca la tragedia
Al final eso, los mios hechos trizas y los rivales, que eran eldars oscuros pisoteandome por ahí. Pero ya llegará el tiempo de la venganza.
Los últimos supervivientes, resistiendo como podían.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Un apunte literario


Recientemente ha sido publicado el libro "Bocados Sabrosos" por la Asociación cultural de Escritores/as noveles. Dicho libro recopila hasta 300 microrrelatos de otros tantos escritores noveles entre los cuales me encuentro yo. Los que me conozcais sabreis que llevo muchos años escribiendo relatos más o menos largos (sin tener nada que ver con los reyes magos ni nada de lo que publico en mis blogs) y ésta es la primera ocasión en la que me publican algo en papel. me hace ilusión, lo reconozco, a pesar de que no són más que cuatro líneas y que como siempre, me queda la sensación amarga de ver cómo el microrrelato ganador no tiene la calidad que yo esperaría.
Pero esto es lo de menos. El libro está ahí y se puede pedir en la página web de la librería Argot de catsellón http://www.argot.es/ , donde el dia 3 de diciembre será la presentación del mismo o (como he hecho yo) preguntando en cualquier otra librería del mundo a ver si hay suerte.
Y ahora, para que nadie se sienta con la obligación de comprarselo para quedar bien conmigo, paso a publicar mi microrrelato tal y como viene en el libro.

Intentando derribar un muro de hormigón con el poder de su mente, se hernió.
Cuando volvió del médico tuvo que decir a su familia que se lo había hecho con la bombona de butano.
No podía dejar que descubrieran que era un soñador.

martes, 8 de noviembre de 2011

A jugar en casita (Videojuegos pt 4)

En algún momento de los años noventa aparecieron las primeras videoconsolas con juegos decentes. Por decentes entiendo que son aquellos juegos que recordaban o estaban a la altura de las maquinas recreativas del momento. Ya llevaban muchos años de andadura los juegos con cinta de casette de los ordenadores primigenios y los juegos de una pantalla de videoconsolas rudimentarias. Pero con la llegada de las consolas de 8 bits y posteriormente las de 16, y la guerra entre SEGA y Nintendo, comenzaron a aparecer juegos decentes, entre ellos algunos muy interesantes. El objetivo era vender juegos a los chavales y para ello había que emular los juegos de las recreativas. La Megadrive (Genesis en otros lares) consiguió el Goleen Axe y el Streets of Rage, los cuales exprimió a más no poder con secuelas de los mismos y la Supernintendo (Superfamicmom) en la otra punta del mundo hizo lo propio con el Final Fight y el todopoderoso Street Fighter 2 (yo me la compré solo por ese juego, como casi todo el mundo). Pero quien me iba a decir a mi que encontraría por casualidad una de las grandes joyas del rol universal: Legend of Zelda, A Link To The Past (o el Zelda de la Super para los amigos.

Este juego lo tenía todo: Desarrollo del personaje (mejorando armas, equipo y vida), una búsqueda épica por varios mundos, puzzles y una música bonita. Este juego abrió la puerta a cientos que vinieron después, y aunque no fue el primer Zelda ni el primer juego de rol para consolas, si fue el primero al que jugué yo. A partir del Zelda muchas cosas cambiarían en la forma de ver los videojuegos Pero esto será otra historia. Otra entrada, vamos.

lunes, 24 de octubre de 2011

Warhammer 40K (Kroot)


Los bellos kroot son una raza de aborígenes carnívoros que viven en un planeta boscoso y húmedo. Un dia, su planeta fué atacado por unos orkos y cuando ya estaban al borde de la extinción, fueron salvados por los tau, convirtiendose así en aliados. Pero en realidad los kroot no saben demasiado acerca del bien supremo y esas cosas que tanto gustan a los civilizados tau; de hecho no son más que mercenarios que alquilan sus servicios a cambio de tecnología y otras cosas bonitas.
Los kroot son uno de los motivos por los que decidí hacerme un ejército tau. Pero no por sus estadísticas de juego, que son bastante mediocres, sino por que junto con los véspides (en futuras entradas)le dan una variedad al homogéneo ejército tau que me gusta. Ver surgir de entre las filas de guerreros del fuego, bien ordenados y pulcros a una jauría de kroot, sucios y malolientes le da un toque de glamur que no existe en otros ejércitos.
El Gran kroot liderando a un pequeño grupo de kroots, un krootox y algunos mastines de guerra.

jueves, 20 de octubre de 2011

Los primeros clasicos (Videojuegos 3)

Aunque hasta el momento había buenos videojuegos, jugables y divertidos incluso, llegó un momento en el que comenzaron a aparecer algunos que marcarían para siempre a sus jugadores siendo además de eso, rejugables hasta la muerte. En esa lista tenemos a los grandiosos Street Fighter 2, Final Fight, Blood Bros y un larguísimo etcétera. Esos son los juegos que uno no solo vuelve ajugar por curiosidad sino que lo hace porque realmente gustan por muchos años que pasen. Y relacionados con el rol y la fantasía tengo 3 favoritos.
The King of dragons

Juego épico donde los haya. Cinco personajes a elegir, mejora de armas y equipo, subida de nivel, monstruos enormes y diversión asegurada. me volví realmente loco con este juego en su dia y sigo jugandolo de vez en cuando.
Knights on the round

Divertido, algo dificilillo y el toque realista e histórico del Rey Arturo y dos de sus colegas. Mejora de niveles, posibilidad de cabalgar, ataques especiales y detenciones. Uno de los mejores recuerdos de mi vida son las tardes-noches siendo ya mayorcitos, jugando a dobles en el Mame. Además, se aprende historia. ¿Como? ¿Que el rey Arturo nunca luchó contra un samurai? Anda ya.
Y para terminar...Golden Axe

El clasico de los clasicos. Este es mas viejo pero su rejugabilidad infinita. Tres personajes, escenarios únicos (vuelas sobre un águila gigante, cruzas el mar sobre una pedazo de tortuga y puedes tirar a los enemigos por agujeros). Además, su sistema de magia es, ha sido y será, insuperable.

En fin, hay más y puede que mejores, pero estos son los que quería destacar. A partir de aquí llegaron la svideoconsolas y la cosa comenzó a cambiar. Pero eso será otra historia.

martes, 18 de octubre de 2011

La llegada de la fantasía medieval (Videojuegos 2)

Los jueguecitos del principio, primarios y simples estaban bien, pero eran una mierda, así que la "industria" comenzó a evolucionar y la spelotitas rebotadoras y bichitos sin nombre comenzaron a desaparecer para dejar paso a los primeros personajes con nombre y personalidades propias. Mario y su hermano Luigi fueron los primeros en liarse a tortazos con el mono Donkey Kong y de ahí en adelante. Son muchos para nombrarlos pero yo quiero quedarme con el primero que me faxinó de verdad: Rastan.
El bueno de rastan no solo se parecía a Conan en el nombre. Era una copia descarada. Bárbaro cachas que, a pecho descubierto se lia a mandobles con todo dios que se le cruza, sin preguntar ni nada. El juego en si era bastante sencillo: Scroll horizontal, saltar, pegar y algo de plataformas hasta llegar al monstruo final del castillo. Por el camino aparecían ciertos elementos "roleros" (eso en videojuegos se traduce como objetos varios que añadir al personaje) como mazas, pociones, amuletos y la mítica espada de fuego (ver fotilla), que mataba a distancia, costaba un montón de conseguir y te la quitaban en seguida. El señor Rastan fué el primero en acercarme a lo que después se convirtió en toda una afición para mi; pero después de él vendrían unos cuantos más de los que ya hablaré otro dia que no tenga prisa por hacer la cena.

viernes, 14 de octubre de 2011

Aquellos maravillosos másters (2/4): El interpretativo

Justo al otro extremo del técnico tenemos a este tipo al cual se la soplan no solo las reglas, las hojas de personaje y los dados, sino que también ignora su sentido del ridículo y de la dignidad humana. Mientras los pobres jugadores se sientan en la mesa asustados, pero como personas normales, él no duda en vociferar, rugir y subirse a la mesa para imitar al león que acaba de salir en el juego. Al principio es interesante, incluso divertido, pero cuando descubres que las buenas tiradas en la creación de tu personaje y tu suerte habitual con los dados no te va a servir d enada, comienza a ser desquiciante. Y no importa que en ese momento entre tu madre a ofrecer unos refrescos al grupo, no, el tio no se corta y grita a pleno pulmón aquello de "¡Seguidme, mis fieles vasallos!" o cualquier otra cosa (mucho peor) que hace que te ganes una charla con tus padres esa noche sobre con qué gente te juntas y a qué cosas jugais. "¿No sería mejor que salieras y te drogaras como todos los chicos de tu edad?". Pero volvamos al master.
Y es que ese amor por la iterpretación por encima de todo se traduce en aburridos tópicos de enemigos malheridos huyendo a última hora y críticos letales convertidos en rasguños que hacen que esa impredebici... impredicebi... impredivibi... bueno, que el elemento impredecible túipico del rol desaparezca para siempre bajo la teatralidad de una película de serie B. Porque no lo olvidemos, por mucho que se esfuerce, es un tio sin vida social y que no tiene ni idea de arte dramático.
Pero lo peor peor, es cuando quiere que te unas a su estilo. Y para ello, otro ejemplo:
JUGADOR: Lanzo un proyectil mágico al goblin ese.
MASTER: Muy bien, a ver cómo lo lanzas.
JUGADOR: (Tira los dados) Le hago...
MASTER: No, no, asi no. TU eres el mago y TU tiras el conjuro. HAZLO.
JUGADOR. (Se levanta tímidamente y comienza a gesticular despacito) Piche, mortis, kariun...
MASTETR: ¡Copn más énfasis! Asi no sale ningún conjuro. SIENTELO.
JUGADOR: (Ahora gritando un poquito pero que no le oigan en la calle) Piche, mortis, kariuun!
MASTER: Todavía no, tienes que hacerlo BIEN.
JUGADOR: ¿Sabes qué? Por una mierda de goblin no gasto el conjuro. Ataco con la daga.
MASTER: Pues el goblin es más rápido que tu, te clava su lanza y mueres.
JUGADOR: Tendría que haberme hecho un guerrero.

martes, 11 de octubre de 2011

Aquellos maravillosos másters (1/4): El técnico

Es muy habitual en los blogs de rol como el mio, que el bloguero de turno, listo como él solo, prepare minuciosamente una recopilación de tipos de masters y jugadores para reirse y que nos riamos de ellos. Que triste. Que mediocre todo. Menos mal que aqui estoy yo para hacerlo original y divertido dle todo. Yo lo haré por fascículos. Uno a uno. Es lo mismo pero como durará mucho más, parecerá que tengo mucho mas que decir y por lo tanto, que sé mas que los demás. Juas juas juas, que idiota soy por decirlo antes de empezar.
Y el primer master elegido es el técnico. El que sigue las reglas del juego a rajatabla y es incapaz de improvisar o saltarselas a favor de la interpretación y la lógica. Generalmente estos tipos son gente de estudios, que confían en el criterio de lo escrito más que en la imaginación de los humanos, como si el que ha creado el reglamento del juego fuera una especie de divinidad capaz de predecir todas las reacciones y decisiones de miles de grupos de adolescentes con las hormonas saltandoles por las orejas.Yo tuve la suerte de encontrarme con uno de estos ya con una edad considerable y la suficiente experiencia rolera en mis espaldas como para pararle los piés antes de que la cosa degenerara, pero hay quien los sufren en silencio y viven aventuras de cifras y estadísticas perfectamente calculadas que poco tienen que ver con las aventuras y el heroísmo. pero no me enrollo más, para muestra un botón.
Master técnico: Abres la puerta de la sala y detectas con tu infravisión al jefe de los bandidos durmiendo profundamente en su camastro.
Jugador pícaro: Aprovecho la ocasión para cortarle el cuello mientras duerme.
Master técnico: Muy bien, tira por movimiento silencioso con un +5%, ataque d edaga con un +10 y el daño del arma sin contar el bonificador por fuerza ya que debe ser un movimiento sutil.
Jugador pícaro: (Tira varios dados) Llego hasta él, le corto en el cuello con la daga y... le hago 2 puntos de daño.
Master técnico:Le haces un pequeño rasguño en la mejilla y el tio se despierta inmediatamente. Como tiene mayor iniciativa y el arma al lado te golpea y... (más dados) te hace 35 puntos de daño y te amputa varios dedos de la mano, pero tranquilo, no sentirás dolor porque técnicamente ya estás muerto.
Jugador ex-pícaro: Tendria que haberme hecho un guerrero.

martes, 4 de octubre de 2011

Videojuegos: El inicio


Hace ya muchos, muuuchos años, allá por el principio de los tiempos, me encontré en una visita habitual de fin de semana a la heladería de la esquina, con un extraño artefacto. Se trataba de una especie de televisión incrustada en una cabina de madera de la que sobresalía un extraño panel con botones.
Mi padre, curioso como él solo, echó una moneda y nos pusimos a jugar a eso que después llamaría videojuego. Era muy simple: Con el mando se controlaba una pequeña y mal definida nave espacial que debía abatir a unos extraterrestres que en lugar de atacar directamente a la tierra, descendían lentamente disparando muy ocasionalmente. Mi padre se encargaba de pilota rmientras yo aporreaba los botones de disparo y no nos iba mal. O eso creo porque lo cierto es que no podiamos comparar con nadie.
El Space Invaders no era el mejor juego del mundo ni tenía que ver con los juegos "roleros" de los que quiero hablar de ahora en adelante, pero abrió la puerta a un mundo enorme que no dudaría en aplastarlo y relegarlo al olvido.
Bendito juego.

martes, 27 de septiembre de 2011

Cambios, ahora si

Ya lo dije el año pasado por estas fechas. Dije que quería un cambio importante en el blog y al final me limité a cambiar el color del fondo y a poner el mapa de visitas en la esquinita. Pero ahora si.
la gente me dice que el blog está muy bien, pero los que están interesados en reflexiones y demás historias me comentan que las entradas dedicadas a los juegos son un coñazo, mientras que los que quieren leer sobre juegos me miran cada vez más raro cuando leen lo otro; Así que he tomado una bonita decisión: Crear otro blog.
He comenzado desde cero con un blog dedicado a aquello que se me pasa por la cabeza no relacionado con mis aficiones. Además, voy a ir pasando algunas secciones de este blog al otro (como Paternidad, Arte y Cultura etc...) y a crear nuevas como una sobre videojuegos y el novedoso y poco original "Consultorio de Capdemut" donde la gente podrá escribirme sus dudas sobre juegos y cosas varias para que yo, un perro viejo, mojado y feo pueda resolverlas.
En fin, es hora de algún cambio de verdad y en breve estará en marcha.
Aqui va la dirección de mi nuevo blog:
http://diadeltesticulo.blogspot.com

lunes, 26 de septiembre de 2011

Desolación (Paternidad parte 9)

Ayer mismo, en un parque grande y bonito deonde la niña podía correr y jugar con libertad. Yo observandola, orgulloso, feliz, tranquilo, pensando en el futuro y todo eso, dispuesto a sacrificar lo que sea menester cuando sea menester por ella. Todo normal, vamos.
Y entonces llegan unos crios algo mayores; Al principio le hacen la gracia y ella se ilusiona con sus nuevos amigos, pero van a su bola y salen corriendo a toda velocidad; Ella les sigue como puede pero en seguida se queda atrás y al final desiste y se queda parada en medio de la nada, mirando como se alejan, sola, desamparada, sin saber porqué no puede alcanzarles. Se gira y me mira, buscando en mí quizás una explicación o ayuda para seguir con el juego imposible. Y sus ojos están confusos y algo tristes. Y en sus ojos veo los mios y me doy cuenta de cuánto le queda por vivir y aprender, por llorar y lamentar.
Y allí es cuando una parte de mi, oscura y vengativa, desea correr como el viento y lanzarse sobre los niños cual Bud Spencer en taberna del oeste para que mi hija vea que su padre la defiende con todas sus fuerzas sin importarle nada más que sus sentimientos.
Pero como siempre, ignoro esa parte oscura y tomo a mi niña entre los brazos para explicarle que esos niños son mas mayores y que ella tiene que jugar con los pequeñitos. Y parece satisfecha con la explicación y asi, sin saberlo, me evita problemas con la justicia.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Caca is in the air

Algunas veces, no siempre, cuando termino de defecar y procedo a adecentar la zona, por un error de cálculo, coordinación o cualquier otro proceso cerebral, un dedo se desliza fuera de la zona segura y roza donde no debería. Cuando me levanto a lavarme las manos noto que no huele normal pero pienso en ello, y descubro que ese olor lleva implícito un extraño poder que conlleva libertad y amor hacia el producto interior bruto de uno mismo; asi que dejo el agua para otro dia y me paso la mano por el rostro, por el cuello y la camiseta. Y salgo a la calle para que el aire fresco del atardecer me envuelva, con todo lo que ahora soy y llevo conmigo. Y camino por la ciudad, libre y despreocupado dejando tras de mí una estela imperceptible de aquello que debería corre rbajo nuestros piés. Y nadie lo sabe, nadie lo nota, pero todos lo respiran y sin saberlo, formo parte de cada persona, de cada casa y cada edificio, adhiriendome a todo para acabar fundiendome con una ciudad que tantas veces he detestado y menospreciado.
Una ciudad y unas gentes que se alimentan de mi caca.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Warhammer 40K (shas'ui)

Este es el resultado final (por el momento) de mis shas'ui. Esta gente son los guerreros del fuego que han servido durante al menos cuatro años al Bien Supremo y han sido ascendidos. El de la izquierda viste el uniforme tradicional, con su rifle, su casco y su armadurita. El de mas enfrente es un tio chulo y por eso lleva la cara al descubierto y en el lugar del escudo solo luce un brazalete blanco, color de su planeta natal. lleva el arma colgada en la espalda y en las manos porta un controlador de drones y un marcador telemétrico (telemiérdico de aqui en adelante y para siempre). El grandote de detrás ha tenido mas suerte y le han permitido llevar una armadura de combate; Estos trastos son muy bonitos porque corren mas, matan mas y tienen muchas mas lucecitas y adornos. Este en concreto lo voy a usar de cuartel general porque es el único que tengo pero el futuro dirá.
Para pintarlos he usado la misma combinación de colores: Armaduras grises, armas marrón claro y luces y otros detallitos rojos y azules. El del marcador está imprimado en negro por lo que su ropa se ha quedado asi y realmente, me gusta mas el marrón.
Me he aburrido un montón escribiendo esto así que no quiero ni imaginar a quien lo lea.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Dicen que esto es un tio (yo), que voy a una tienda de informática a comprarme un ordenador que he visto en un catálogo por 400 euros y que me viene al pelo para lo que yo lo necesito, que es escribir mierdeces en blogs y otras estupideces similares que no puedo confesar al mundo por una combinación de vergüenza y pereza a partes iguales.
Y ya en la tienda voy a llevarme el aparato y el tio me dice que e suna pena porque por 50 euritos mas me viene un disco duro muchísimo mejor que alomejor no pero si me hace falta en un futuro me costará bastante mas de 50 euros. Y yo veo que bien, que vale y por 450 euros tampoco está mal la compra. pero entonces resulta que el mismo trasto por 30 euros mas lleva una tarjeta gráfica ATI Rodenón que e sla leche para jugar a juegos de los buenos. y coño, recuerdo que los juegos buenos me gustan y que alomejor me lo compro pero claro, con esa RAM me limita mucho la sensación de realismo y por 40 más me la triplican. 520 euros no es tanto para tanto ordenador y cuando me lo voy a llevar, en una conversación casual le comento al tio que me mola ver pelis en el ordenador y va y cae en la cuenta de no se que mierdas de tarjeta de sonido Dolby envolvente que es como estar en el cine pero sin niñatos escupiendote palomitas desde atrás. eso parece el paraíso, y por solo 59'90 no puedo dejar pasar la oportunidad y acabo olvidando lo malas que son todas las pelis y especialmente su sonido. Miro en mi cartera y supero los 580€ y estoy emocionado y embriagado con tanta tecnología pero claro, ya puestos en ese precio para qué mejorar esa chatarra del principio si puedo subir a una gama mas alta con solo 600 euros de ná. mejor procesador de quintuple núcleo, RAM, ROM, RIM y más cosas que se ha inventado alguien para engañar a gente mediocre como yo. Y vaya si lo consigue el muy mamón. Por solo 20 euritos me cambian el color a uno acorde con mi pelo y con 30 me regalan el ratón y teclado del WOW (horrible, por cierto). Por 15 me añaden un multilector de tarjetas que lo lee todo menos la de la cámara de video que me voy a comprar la semana que viene y ya por poco, paso al full equip ese del escaparate que tanto me horrorizaba hace 10 minutos que la verdad, por 1500 euritos... ¿Quien no se da un capricho? Todo el dia trabajando, seis dias a la semana sin vacaciones ni un instante de relax, siendo siempre fiel a mi mujer y amable con mis abuelos. Merezco eso y mas pero me conformaré. la tarjeta de crédito suelta un fogonazo de luz y color cuando pasa por el tarjetero y el corazón me da un vuelco cuando cruzo la puerta con la caja debajo del brazo.
Estoy contento pero cuando llegue a casa mi mujer acabará con mi vida y el ordenador, sobre mi tumba, dentro de un més se habrá desfasado tanto que no valdrá ni para jugar al buscaminas
He estado pensando en crear una nueva sección en el blog llamada "Grandes profesiones", ya que de vez en cuando me topo con gente que desempeña papeles tan fascinantes en nuestra sociedad que merecen una reseña aquí. Lo malo es que como de momento solo tengo una, voy a esperarme para ponerme tan serio y lo dejo como una simple reflexión.
La cuestion es que el otro dia fuí al cine a ver una peli de monos cuya opinión me reservo debido a que odio los blogs de críticas de cine que no hacen más que rajar las pelis que quizás a los demás les han gustado incluso siendo de monos.
Y a lo que iba. después de los monos me fui con mi adorable esposa a una hamburguesería de esas de lujo llamada "El rey de las hamburguesas" en español y cuyo nombre, nada pretencioso supongo se lo pondría él mismo, y allí lo vi. El hombre con la mejor profesión del mundo: Guarda de hamburguesería. Era para flipar. El tio uniformado, abriendo la puerta a los clientes, saludando y paseandose por allí... madremia, que lujo de vida. Y viendole, como no, la realidad comenzó a nublarse y mi imaginación cobró forma y me vi a mi mismo en ese lugar privilegiado. Yo, guarda de hamburguesería, abriendo la puerta a la gente, sludando y sonriendo mientras me paseo entre las mesas desfaciendo entuertos y ayudando a los más necesitados.
-Oh, señor guarda, necesito ayuda-Me diría una bella dama.
-¿Que sucede caballera?-Preguntaría yo con mi voz grave y segura.
-Es mi hamburguesa... casi no tiene mahonesa.
-No se apure. Aqui tengo mi dispensador de mahonesa personal.

Otro caso:
-Señor guarda, me resbalo de mi asiento y no puedo disfrutar de mi hamburguesa.
-Tranquila, preciosa, desnudese de cintura para abajo y sientese sobre mi pivote antideslizante.

Y mas:
-Oh señor guarda de hamburguesería, mis dos jóvenes hijas mellizas se van este verano de erasmus y no quiero que las desvirguen cuatro hooligans borrachos con el culo de color rosa. ¿Puede usted hacer algo?
Y así... todos los dias.

viernes, 9 de septiembre de 2011

No hace mucho, mucho, mucho, vi la pelicula de Billy Elliot, el niño bailón. Me he acordado a raíz de mi última entrada sobre la rendición y he pensado que a mi me habría gustado ser como él; Pero no por su afán de superación, su entereza para enfrentarse a su padre y su ahínco por alcanzar su sueño. Me gustaría haber sido Billy Elliot para estar cachas y conocer a muchas tias.

jueves, 8 de septiembre de 2011

El elegante arte de la rendición

En la vida nos bombardean a diario con palabras y expresiones que nos hacen soñar en donde podemos llegar.
"Ser emprendedor"; "Luchar por nuestros objetivos"; "Escalar hasta lo mas alto"; "Tener fuerza de voluntad"; "Ser mejor que todos los demás"; Y ya desde muy pequeñitos debemos tener claro que "si uno se lo propone de verdad, puede llegar hasta donde quiera".
Este tipo d efrases generalmente me obligan a encerrarme en el baño y llorar mientras defeco. Y es que no es para menos. Con las expectativas tan altas cualquiera puede acabar hundiendose en la miseria que ha generado su propio ser.
Por eso yo, que otra cosa no seré, pero soy capaz de agarrarme a cualquier cosa, aunque la haya inventado yo mismo, antes de caer en las garras de cualquier libro de autoayuda o una vulgar secta, decidí aceptar la rendición no solo como una salida a ciertas situaciones sino como una opción tan honorable como cualquier otra.
Algunos consideran la rendición como algo cobarde y rastrero; El que huye puede decir desde lo lejos que está cogiendo carrerilla para volver con mas fuerzas, pero quien se rinde hunde la cara en el barro y espera a que todo pase. ¿Y que?
He comenzado muchas cosas que jamás he deseado terminar y he deseado otras que tras abandonarlas he descubierto que ni siquiera quería. ¿Que tiene de malo entonces dejarlo correr?
En algunos momentos merece la pena mirar a los ojos a tu rival, escupir en el suelo y decirle: "Aqui te quedas". No nos engañemos; pierde tanto el que abandona la carrera como el que se queda corriendo solo.
Que les den a todos, yo estoy bien donde estoy.

¿A quien no le ha pasado esto alguna vez en la vida y ha pensado en voz alta: "Andayquemeden, estejuegoesunamierda, medejomataryempiezootra"?

miércoles, 31 de agosto de 2011

Hace ya mucho tiempo, en nuestros orígenes roleros, decidimos jugar una campaña levando personajes malignos; Sonaba bien; No seríamos los típicos héroes altruistas de buen corazón si no tipos duros que miran por su propio interés a los que les da igual que haya una dama en apuros si no pueden sacar una buena tajada del asunto.
La primera partida nos llevó a una aldea con problemas: Unos monstruos estaban robandoles sistemáticamente todos sus bienes y escondiendolos en unas cuevas cercanas. Nosotros eramos malos pero ellos no lo sabían y nos metimos en la cueva ávidos de tesoro. Creo que el mundo era el de la Dragonlance y recuerdo que yo era un mago de nivel 1 y que me acompañaba un guerrero y un ladronzuelo del mismo nivel.
La cosa fue bien y llegamos hasta la sala del jefe, nos lo cargamos y allí estaba el preciado tesoro que pertenecía al pueblo pero por poco tiempo. Nos hicimos con el tesoro pero eso nos supo a poco. Eramos malos y muy pronto comenzó una discusión sobre la posesión del mismo y mis dos compañeros comenzaron una lucha a muerte por quedarse con el oro. Fué una de esas luchas feroces pero ridículas de personajes de nivel 1 en la que se tiran infinidad de asaltos golpeandose sin tocarse en una bonita coreografía de lo inútil. Pero finalmente el guerrero venció y vino a por mi.
Quien esté familiarizado con el reglamento del Advanced D&D sabrá que los personajes de NV1 no son tan distintos entre sí y el malherido guerrero subestimó el D4 y el GAC0 20 de mi lanzador de conjuro (si, solo tenía uno y lo había gastado ya). En poco tiempo, el guerrero yacía a mis pies, moribundo y sin posibilidad de una curación por mi parte. Cogí el tesoro y me marché de allí.
El master no tenía buena cara; Resoplaba y ladeaba la cabeza ante el espectáculo mostrado, decidió que ya no se jugaría más con personajes malvados y comenzamos de nuevo. Una buena decisión.
En cuanto a mi mago, no sé que habrá sido de él. Supongo que con el tesoro se habrá permitido llevar una vida sin dificultades y visto lo visto, es posible que haya recapacitado abandonando el camino del mal. Espero sinceramente que le haya ido bien.

jueves, 25 de agosto de 2011

Warhammer 40K (Shas'la)

Los guerreros de la Casta de Fuego son la tropa básica de infantería Tau. Son gente sencilla que disfrutan de los pequeños placeres de la vida tales como disparar con sus rifles de inducción a todos aquellos que no quieran unirse a la causa del "Bien Supremo". Los Shas'la, como les gusta llamarse para sentirse más importantes, nacen, no se hacen; Están destinados a empuñar las armas al menos durante cuatro años, tras los cuales pueden llegar a convertirse en comandantes, o Shas'ui que tras otros cuatro años pueden optar a vestir una armadura de combate, pero eso ya es otra historia.
En términos de juego, los guerreros del fuego son bastante cutrongos: No tienen una puntería impresionante y cuando llegan al cuerpo a cuerpo actúan igual que un trozo de mantequilla en un reactor nuclear; Lo único que les salva es la tecnología Tau que les proporciona un alcance de disparo excelente y una buena armadura. Además, si en el equipo hay algún comandante, puede proporcionar otras ventajas como la compañía de drones, el vínculo Ta'issera que aumenta considerablemente su moral y otras cosas.
Algunos de mis guerreros acompañados por dones de combate

En cuanto a la pintura, elegí variar los colores establecidos. Conservé el tono marrón oscuro de la ropa (los Tau son una raza de cazadores y quería conservar ese tono), pero decidí cambiar el marrón de camuflaje en el desierto por un tono gris claro. No sé si es una buena elección pero por el momento me gusta. El color característico del ejército lo he conservado en algunas piezas como las armas, el escudo del hombro y el casco, para que no me llamen desarraigado.
Más adelante iré subiendo otras unidades.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Sueños (Paternidad parte 8)

Cuando uno es padre, es inevitable el soñar con el futuro de su retoño. Soñar no es ningún delito, aunque escribirlo en un blog si debería serlo; Pero mientras modifican el código penal voy a aprovechar la ocasión.
A mi me gusta mucho la astronomía y estoy decidido a pasar mis someros conocimientos a mi hija con la esperanza de que acabe gustandole todo aquello que hay más allá de nuestro cielo. De momento sabe reconocer y nombrar cosas como "estrella", "luna" o "avión" (esto no es un cuerpo celeste pero no le voy a exigir tanto). Cuando sea más mayor voy a enseñarle las constelaciones más faciles de ver y más adelante ampliaremos conocimientos juntos.
Cuando sea mas mayor decidirá ser astrofísica para ir más allá de lo que su pobre padre podía enseñarle y será ella quien me enseñe a mi, hasta que sus conocimientos queden más allá de mi alcance y comprensión. Será entonces, en algun momento del futuro cuando descubra un cometa desconocido hasta la fecha y le ponga de nombre "Capdemut" en honor a su padre, el hombre que la inició en ese apasionante mundo.
Algunas generaciones más tarde, cuando mi nombre se haya borrado por completo de la faz de la tierra y no quede nada en el mundo que recuerde mi existéncia, alguien descubrirá horrorizado que el cometa Capdemut se acerca a la tierra a toda hostia sin posibilidad de error. Entonces la humanidad del futuro reunirá a los mayores héroes de la tierra y los equipará con la más novedosa tecnología para desviar el rumbo de Capdemut y así salvar la tierra. Pero por muy futurista que parezcan las cosas, la humanidad sigue siendo un nido de chapuceros patéticos, la misión saldrá mal y los héroes morirán sin pena ni gloria y Capdemut se estrellará contra la Tierra, convirtiendo nuestra amada civilización en una barbacoa de basura.
Pero los sueños solo son sueños.

sábado, 20 de agosto de 2011

Yo no he sido siempre así. No he sido desde siempre una piltrafa inútil que solo mueve su culo cuando es estrictamente necesario (incendios, inundaciones...) y que de no ser el diafragma un músculo voluntario se dejaría morir de asfixia. No.
Hace ya mucho tiempo yo fuí un chaval preocupado por su forma física, interesado en el deporte y con ansias de esfuerzo y superación.
Desgraciadamente, el destino te tiene agarrado con fuerza por los genitales desde el dia que naces y el mío no ha dejado de apretar y apretar desde que tengo uso de razón, hasta conseguir convertirme en el ser mediocre que ahora soy. Si alguien quiere conocer el punto de ruptura que llevó al chaval ilusionado a abandonar su estilo de vida, solo tiene que seguir leyendo.
Yo tendría 13 o 14 años en esa época y andaba con un grupo de amigos que eran aficionados a la bicicleta de montaña. La cosa comenzó como hobby y lentamente se fué poniendo mas seria hasta que se tornó competición y poco a poco nos fuimos poniendo serios. Yo, como siempre, era el rezagado; el que va el último y hay que esperar porque da pena; el que le cuelga la lengua más que a nadie en las subidas y aprieta el freno temeroso en los descensos. Pero eramos colegas y cada dia nos superabamos un poco y a mi no me importaba la idea de no poder alcanzarles en la vida. Creo que eso se llama positividad o algo asi. Pero los años pasaron y llegó la temida adolescencia con todo lo que ello conlleva; Nuestros penes comenzaron a controlar a nuestros cerebros cual ultracuerpo y lentamente, el ansia de salir, beber e intentar relacionarse con humanos del sexo opuesto fué haciendo mella en el grupo. Algunos abandonaron a la primera de cambio y otros resistieron un poco más, pero el quedarme solo era inevitable. Afortunadamente, yo era positivo y vi en esa deserción masiva la oportunidad para superarlos a todos. El plan era simple: Mientras ellos comenzaban una vida de diversión y nuevas emociones yo entrenaría solo, aburrido y triste con la única intención de que llegara un día en el que pudiera demostrarles mis progresos y que ellos se sintieran humillados ante la grandiosidad de ese al que llamaban rezagado y arrepentirse del nuevo camino que habían tomado.
El positivismo no está reñido con el ego para nada.
Perfectamente podríamos haber muerto todos de viejos sin que ese dia llegara, pero no fué así. Estando en el instituto alguien organizó una carrera de bicicleta de montaña y esa fué mi oportunidad.
La cosa no podía ir mejor; Allí estabamos todos. Mi antiguo grupo, algunos desconocidos con pinta de no tener demasiado fuelle y hasta el flojeras del instituto: Un tio enclenque y que se cansaba de pestañear pero que casualmente tenía una bicicleta en su casa y nada mejor que hacer. Y allí, sobre la colina, con mi brillante bici cromada y mi media melena al viento estaba yo, mirandolos con aire de superioridad y una sonrisa confiada en mi faz.
Había llegado la hora de la verdad.
No voy a recrearme en detalles ni explicaciones innecesarias. Solo decir que llegué el último a una buena distancia del flojeras oficial (hasta ese dia) del instituto.
Los dias siguientes los pasé meditando hasta que llegué a la conclusión de que el esfuerzo no sirve más que para cansarse, la ilusión para frustrarse y los sueños para despertarse y lamentarse por seguir existiendo en un mundo tan mediocre.

domingo, 14 de agosto de 2011

Warhammer 40K (The principle)


En un alarde de inconsciencia impropio de una persona de mi edad y en mi situación familiar, he decidido zambullirme en el oscuro mundo de los wargames; Y ya que lo hago, lo mejor es entrar por la puerta grande con el Warhammer 40.000.
Lo primero que hace la gente cuando le dices que vas a empezar con ese hobby es echarse las manos a la cabeza y decir con la boca y los ojos muy abiertos "¡Pero tio, eso es caro de cojones!". Y aunque es cierto y un ejército mediano puede salirte por 200€ tranquilamente, debo oponerme a ese tópico. El Warhammer es caro para el que se compra un ejército completo en la tienda y luego juega dos partidas; Pero si uno medita bien qué comprar y cómo (en Ebay e internet en general hay ofertas muy suculentas) puede tener su ejército por menos de la mitad del precio oficial. En mi opinión, es un juego más barato y entretenido que cualquier juego de cartas e incluso algunos de rol. Pero vamos a lo que vamos.
Sobre las reglas del juego no s emucho, ya que por el momento estoy centrado en pintar las miniaturas y tratar de que no parezcan payasos galácticos, pero la cosa no tiene demasiado misterio: Dos ejércitos de gente que no se llevan muy bien entre si se encuentran de cara y se dan de palos hasta que uno de los dos sale vencedor. Para ello se combina la estratégia y la inteligencia con la suerte con los dados de toda la vida.
Entre todos los ejércitos he elegido el Imperio Tau que son una especie de testigos de Jehová espaciales que llaman a tu puerta y te hablan de una cosa llamada "Bien Supremo" mientras te enseñan dibujos de marines espaciales, eldars y necrones riendo mientras comen fruta en una especie de paraíso terrenal. La diferencia es que si les cierras la puerta en los morros, sacan sus rifles de fusión y cañones de iones y reducen tu planeta a cenizas.
Lo dicho, la cosa promete.

jueves, 11 de agosto de 2011

Leyenda de los 5 anillos: Las cartitas


Este es un juego de cartas que me pilló desprevenido, debo reconocerlo, pero me gustó al final. Hace relativamente poco, ya desencantado por la poca aceptación del rol y algo hastiado por no tener nada a cué jugar, me hablaron de este juego y decidí probarlo.
L5rJcc (Leyenda de los cinco anillos, las cartitas coleccionables) es un juego ya veterano, aunqe minoritario, ambientado en el famoso mudo de Rokugán (una especie de Japón alternativo) en el que varios clanes sirven al emperador y luchan contra las bestias de las Tierras Sombrías al mismo tiempo que se dan de palos entre si. Cada clan tiene sus características y lo cierto es que hay para todos los gustos, así que no voy a extenderme en este aspecto. Solo decir que si te mola ir a hostias por la vida tendrás tu clan y si lo que prefieres es la diplomacia habrá otro que encaje perfectamente. Asi pues, a la hora d econstruir un mazo de L5rJcc podemos hacernoslo de "magos", samurais (incluyendo caballería, duelistas, kensai etc...), cortesanos, exploradores, berserkers, monstruos chunguillos, monjes, arqueros y un largo etcétera. Y es que una de las gracias de L5rJcc es el hecho de poder ganar una partida sin necesidad de enseñar las armas. ¿Que te gusta el tonito rojo de la sangre? Pues en busca de una victoria militar. ¿Que prefieres limitarte a defender tu bastión y ganarte el favor del emperador? Pues victoria por honor. ¿Que te divierte dejar al adversario ene videncia y airear todas sus vergüenzas? En este caso puedes ir a deshonrarle. Y en caso de ser tan bueno que te la pelan todos, existe la victoria por iluminación.
La cosa es simple: Tenemos una fortaleza que controla cuatro provincias, así como una puntuación de honor básica que podemos ir incrementando. Si nuestro honor llega a -20 por culpa de las artimañas del rival o nuestras 4 provincias son destruidas, perdemos. Pero si nuestro honor alcanza 40 o conseguimos "petar" las provincias del oponente la victoria será nuestra. Simple, pero no fácil. La gran variedad de mazos y las reglas algo "complicadas" del juego hacen que las partidas suelan alargarse, sobretodo si uno de los dos lleva un mazo de kensai invulnerables pero mancos a la hora de atacar. Pero esto es otrs historia.
En lo positivo: El juego no es muy caro, hay una enorme variedad de mazos y los dibujos son bonitos por lo general.
En lo negativo: Es un juego de cartas coleccionables. Eso significa que en algún punto del mundo hay un tio sentado en una silla que en cuanto le sale de los escrotos decide inventarse una carta buenísima que valdá una pasta. Por supuesto hay que tener tres cartas de esas en el mazo si quieres competir a un nivel medio-alto y cuando quieres darte cuenta, te has gastado más de lo que esperabas y deseabas en unos cartoncitos que como se mojen, pierden todo su valor.

viernes, 5 de agosto de 2011

Los panes y los penes

Hoy me he metido en una de esas páginas de videochats aleatorios, donde te enfocas la webcam al careto y esperas a que aparezca otra persona con la que charlar. Es absurdo, lo sé; Con la cantidad de gente interesante que uno puede encontrarse por la calle y todo eso, pero me ha vencido la curiosidad y el afán de conocer personas de otros países y aprender un poco de su cultura, lengua y forma de vida.
Pero en lugar de eso me he encontrado con una galería interminable de penes ávidos de carne femenina. Como yo de carne femenina estoy mas bien falto, no dejaban de desconectarme a los escasos segundos de conectar y así frenéticamente hasta que he salido de la página.
Asi de pronto me ha venido a la cabeza la depravación que conlleva el anonimato de internet y cómo los hombres se dejan llevar por sus bajos instintos exhibicionistas y otras gilipolleces; Pero entonces he recordado mis dias de juventud en el instituto y me he dado cuenta de que estas cosas han existido siempre. Y ahí va el flashback:
Estaba yo "estudiando" electricidad en el instituto de FP del pueblo; En clase eramos una veintena de tios descerebrados y con un 98% de hormonas en sangre que solo pensabamos en cosas raras relacionadas con el sexo, videojuegos o pelis de ninjas. La clase de prácticas era una gran aula cuyas ventanas traseras daban directamente a las ventanas del instituto de bachillerato en cuyas clases habían unas cosas llamadas chicas a las que nadie conocíamos pero nos atraían como la miel a los osos. Los que estabamos mejor de la cabeza nos limitabamos a mirar tímidamente y saludar de vez en cuando pero algunos otros, bastante más perturbados tomaron por costumbre sacar la polla por la ventana cuando nuestro profesor no miraba y animar a las chicas a enseñar a su vez sus pechos. Ya entonces, al igual que ahora, ninguna enseñó nada.
Y eso me ha llevado a pensar que las cosas, por mucha tecnología o capas de pintura que se les echen encima, no cambian nunca. la condición humana siempre es la misma y al final, se le da el mismo uso a una ventana que a una camara web. Lo único que cambia es la magnitud del acto. En la ventana te vven las personas que caben frente a ella, pero a través de internet, un simple pene puede viajar por todo el mundo. Puede que nunca viajemos a Malasia, a la India o a perú, pero nuestro pene si puede llegar hasta allí aunque solo sea por un segundo. Y no solo eso, no. Un pene navegando por la red mundial se encontrará con otros penes, quien sabe de qué color, tamaño y procedencia y se saludarán en silencio, como solo los penes saben hacer, para después proseguir con su viaje cibernético. Si señores; el futuro no son coches voladores ni visitas extraterrestres; El futuro son penes formados de ceros y unos viajando a la velocidad de la luz.
Como estrellas fugaces.
Lágrimas de los dioses.

sábado, 30 de julio de 2011

Pues el mio aún más (Paternidad parte 7)

Sé que este tema da para mucho y no quiero hacerme pesado con ello pero hay que ver cómo son los pdres/madres con tal de lucir a sus retoños ante los demás. Y es que hace poco me fijé como por casualidad en que a la hora de tomar la primera comunión, los niños macho van vestidos de almirante de barco. No tiene demasiado sentido pero en efecto, el clásico traje de marinerito con lazo en el cuello ha pasado a ser un traje lleno de galones, hombreras y gorra reluciente. Un ser humano normal se habría fijado en el detalle y no le habría dado más importancia que el pensar que los padres de esos niños son unos iluminados, pero yo no. Yo he sido capaz de legar a la raíz del asunto y darme cuenta de que esos padres sólo son unas víctimas de si mismos. Voy a escenificarlo:
En los años noventa todos iban con un traje "normal" (veanse mis fotos de comunión para entender las comillas) o de marineritos; Eso era ir todo de blanco con los adornos mínimos dignos de un chaval que vive en un barco. ¿Tiene alguna relación eso con recibir el cuerpo de Cristo? No, pero ese no es el asunto.
Pero resulta que un buen día a unos padres elitistas se les ocurrió que su magnífico especímen no podía ir de simple marinerito y le compraron un uniforme de alto mando naval. Imaginad el dia de la comunión con todos los crios de marineros rasos y uno en frente vestido de almirante; Seguro que todas las miradas, fotografías y comentarios eran para él y para sus orgullosos padres.
A partir de ahí a cosa rodó por si misma. Los padres aterrorizados corrían a las tiendas de ropa en busca de trajes de almirante para que sus hijos no quedaran en segundo puesto en un dia tan especial. "Los de marinerito son carisimos, pero los de almirante ya es para cagarse." diría el sastre, pero los padres temían a sus congéneres y no dudaban en aflojar la pasta que fuera necesaria.
Los almirantes eran mayoría en poco tiempo y aver quien era el guapo que se presentaba en una comunión de almirantes con una puta mierda de crio de marinerito. Imaginad a diez almirantes con un solo marinero allí, solo, como un esclavo, como una prostituta, como una actriz porno engañada en el rodaje de un bukakke de esos. Que horror y que pena.
Hoy en dia solo quedan almirante y me pregunto qué será lo próximo. Puede que el siguiente paso sea llevarlos de futbolistas o de astronautas, pero a mi no me preocupa; Afortunadamente tengo una niña.

Fanhunter, Batallitas

Siguiendo el tirón del juego de rol Fanhunter, a sus creadores no se les ocurrió otra forma de explotarlo que creando un wargame en toda regla. También se les ocurrió un juego de cartas pero afortunadamente este no llegó a aparecer que yo sepa. El Batallitas seguía el mismo formato que el Fanhunter normal en cuando a apariencia, precio y trasfondo de la historia solo que incluía unos escenarios de cartoncito, varias figuritas también de cartón y unas cuantas plantillas, marcadores etc...
La cosa era cutre, es cierto, pero también se convirtió en el juego de estratégia más barato de la historia. Las reglas estaban copiadas de otros juegos, verdad, pero eran simples y divertidas. Y la campaña era simplona y previsible, también, pero estaba cargada del humor y el cachondeo de la saga Fanhunter.
En definitiva, un juego de estrategia fácil de preparar, sencillo en cuanto a reglamento y lleno de momentos de esos en los que la granada rebota en la pared y te estalla en los pies, el incinerador te revienta en las manos o, lo más grande de todo: Tu escuadra de tintín macutes tiene repentinamente la visión de Milú (el perro de tintín) siendo despedazado por una cosechadora y acaban muertos por el shock de tan horrenda visión. Quien conozca el mundo de Fanhunter sabrá porqué.
Al poco tiempo apareció una expansión a este juego llamada Suburbia y que tenía lugar en las alcantarillas de la ciudad, justo debajo de Batallitas. Lo que en esa expansión nos presentaban eran más tropas, bichos gordopilos y muchas más excusas para hacer explotar cosas indiscriminadamente. ¿Se puede pedir más?

miércoles, 20 de julio de 2011

Recuerdo que cuando tenía 14 o 15 años, en pleno despertar sexual, me sentía atraído por las chavalas de mi edad pero no era capaz de fijarme en las que eran ligeramente mayores. No se exactamente a que se debería pero sentía una especie de desgana que no me dejaba verlas como hembras deseables por mucho que lo intentara. Quizás las veía como algo tan inalcanzable que ni pobre "celebro" hiperhormonado ni siquiera se molestaba en crear cualquier tipo de ilusión o fantasía. De hecho, si veía una tia conduciendo un coche, por muy rebuenorra que estuviera, no le hacía caso; más de 18 años estaba fuera de mi límite.
Cuando superé a la veintena la cosa cambió ligeramente. Por supuesto que me gustaban las de 18, faltaría más, pero mi materia gris, ya mas calmada, me permitía fijarme como dios manda en las chicas que eran varios años mayores que yo. La cosa parecía normalizarse.
Pero ahora supero los 30 y algo me preocupa. Me siguen gustando las de 18 y mis miras han aumentado hasta señoras casadas y con hijos que rozan la siguiente década. Dicen los expertos que a medida que uno envejece va ampliando su espectro de gustos, pero vamos a ver... ¿Que pasará cuando tenga 40? ¿Y a partir de ahí? ¿Me gustarán las ancianas y las niñas? ¿En qué clase de monstruo voy a convertirme?


Y la gente ahora me llama raro por jugar a rol...

viernes, 15 de julio de 2011

Reafirmación (Paternidad parte 6)

Cuando un bebé nace no e smas que una pelota orgánica a la que le da igual ser educada como ser humano o que la amamanten unos lobos en medio del bosque. Esa es la etapa más bonita y frustrante para ambos progenitores. Pero a medida que el ser se desarrolla va ubicandose en su entorno y reconociendo a su propia especie; Y es entonces cuando logra diferenciar entre su madre y su padre. Por supuesto el papel de la madre es el mas importante, de eso no cabe duda. Precisamente por eso lo omitiré y me centraré en el papel paterno que es el que me ha tocado a mi.
La figura paterna es muy importante dicen los expertos pues e sun pilar fundamental en la familia y otras muchas gilipolleces que se inventan los expertos masculinos para no hundirse en la miseria diciendo la verdad y que les manden a cavar zanjas. La verdad verdadera, es que los crios de 1 a 2 años pasan olimpicamente del padre.
Eso me jode, debo reconocerlo, asi que para evitar tanta ignoráncia he inventado una serie de canciones repetitivas a mas no poder con las que bombardear a mi niña y así reafirmar mi importancia en su vida. Pero claro, debo medir mis frases para no herir ni ningunear a la figura materna ya que eso sería negativo para la niña y para mi integridad física. Para ello utilizo frases como "El papá también es importante"; "El papá es casi el mejor" y mi favorita: "El papá es pseudoindispensable".
Ante tales frases la niña solo puede mirarme con cara de no saber qué digo y esperar pacientemente a aprender a mandarme a tomar por saco.

jueves, 14 de julio de 2011

Fanhunter, EJDREYP

Basado en las famosas tiras cómicas y posteriores cómics del barcelonés Cels Pinyol, el juego de rol de Fanhunter resultó ser un éxito total. No se qué me llevó a comprarlo, aunque conociendome, seguramente se debería a su bajo precio. Para quien no lo sepa diré que Cels Pinyol es un simple dibujante que se dedica a parodiar personajes de cómic y que a la larga ha creado su propio universo y aunque alguien no se lo crea, puedo asegurar que en el salón del cómic de Barcelona superó al mismo Stan Lee en número de autógrafos firmados. Pero no voy a extenderme en la vida de ese señor. Voy a hablar del juego.
El Fanhunter se presentaba en un formato muy simplón, de pequeño tamaño y en blanco y negro; Por ello tenía un precio muy reducido y atraía a gentuza como yo que buscabamos un juego nuevo, diferente y sin arriesgarnos a que nos estafaran. El sistema de reglas era muy simple, tirando dados de 6 caras y con un número objetivo que alcanzar. Pero lo que mas destacaba del juego era el humor. Desde la historia del mundo de juego a la descrioción de las armas, pasando por las reglas de creación de narizones (asi se llaman los pejotas), era una lectura desternillante de esas en las que no puedes reprimir la risa y comentrlo con los jugadores. En el libro básico, además, venía una bonita aventura introductoria en la que los narizones debían proteger a un grupo de jubilados cuyo autobús se había accidentado en un pueblo de montaña muy extraño. Por supuesto, la mitad de los viejos acababan asfixiados, defenestrados, quemados o devorados, pero qué s ele va a hacer, así es el mundo de Fanhunter.
Tras el éxito del libro básico llegaron otros como la expansión de reglas (que incluía la pantalla que a mi no me vino y me enteré tanto tiempo después que ya no pude reclamar), la guia de la ciudad, Operación ANNIHILATE, una aventura de esas con final épico y finalmente el juego concluyó con The Spanish Show, una megacampaña en la que los narizones recorrían España entera en busca de unas poderosas cartas de Magik con las que devolver a la vida a un héroe de la resistencia.
Desgraciadamente con el Fanhunter pasó lo mismo que con la spelis de comedia en Hollywood: Ya pueden ser buenas y hacerte pasar el mejor d elos ratos que nunca les darán un Oscar. Fanhunter era un buen juego, pero no podía ser tomado en serio y existió siempre en un segundo plano en el mundillo. Pero todos los que lo hemos jugado recordaremos esas noches de risas y esos momentos irrepetibles con sombreros de papel.

viernes, 8 de julio de 2011

Be caca my friend

Para yo llegar a una conclusión no me basta con sentarme a meditar sobre algún tema para terminar sacandola; Más bien tengo que tropezarme con ella por casualidad y caerme por las escaleras. Y el otro día caí en que cuando yo era jóven y estudiaba el arte de la jardinería, solían ilustrar los distintos temas con citas de Confucio, el famoso chino filosofo-jardinero. El pobre confucio fué un gran tio, sin duda, y sus lecciones pueden hacer aprender a más de uno, pero. Confucio no tenía ni idea de las ansias de productividad y competitividad de las empresas del siglo 21, por lo que sus lecciones en la práctica laboral quedan reducidas a estiercol.
Y a partir de eso me di cuenta de como influyen las cosas que se dijeron hace mucho tiempo en nuestra forma de actuar, aunque esas lecciones de la antiguedad hayan quedado completamente obsoletas e inservibles. Asi pues encontramos gente que no vota a cierto partido político porque años ha, estuvieron unidos a los comunistas bolcheviques (¿Pero qué y como es un bolchevique?), siguen la misma dieta que Cleopatra o aplican los mismos métodos de educación a sus hijos que aplicab no se qué civilización ya extinta (¿Pero no eran tan buenos educadores?) de la otra punta del mundo.
Si, los tatuajes duelen menos si son como los que se ponen los guerreros tutsis desde hace siglos, las drogas no son tan malas si ya las tomaban los indios de cierta tribu precolombina y el calendario maya tenía más razón que un santo. Los consejos de un tipo cuyos huesos han sido reducidos a polvo por el paso del tiempo siempre serán mejor que confiar en lo que ven nuestros propios ojos y si tenemos que vendarnoslos para seguir al perturbado líder de una secta valdrá la pena si el grimorio a adorar fué escrito antes de la aparición de la imprenta.
Esto es así, no hay que dudar. El problema es que el presente está infravalorado y casualmente es la época en la que nos ha tocado vivir, por lo que yo he decidido dejar mi sabiduría para las generaciones posteriores. Hoy sonará a tontería d elas mias pero algún dia, cuando rescaten de las ruinas de nuestra civilización el disco duro donde se guarda este texto, habrá cobrado un significado especial. Ya vereis.
"La caca puede estar en el suelo o caer desde el cielo.
La caca puede fluir, o puede endurecerse como una piedra.
Puede estar en todas partes y no ser capaz de verla.
La caca lo es todo sin valer nada.
Sé caca, amigo.

lunes, 4 de julio de 2011

Me comentó hace años un amigo bastante mas mayor que yo, que con la edad, los testículos cuelgan cada vez más. Los años han ido pasando y podría darle la razón. Pero yo lo achaco a que cada vez camino con más desgana y eso produce un efecto similar.
Si, para escribir esto mejor no escribo nada. Pero mirate; Para leer esto mejor no leas nada.

miércoles, 22 de junio de 2011

No se por qué motivo, pero este juego me atrajo desde el primer momento que oí hablar de él. Supongo que era por el hecho de jugar con fantasmas, por la ambientación tan alejada del mata-mata al que tenía acostumbrados a mis jugadores con el RuneQuest o simplemente por cambiar un poco de estilo. La cuestión es que el Wraith llegó finalmente a mis sucias manos (en aquella época era adolescente) y tras comprobar que la encuadernación era lo más horrible que había visto en mi vida, me introduje en el libro.
En primer lugar debo decir que nunca he sido amigo del "Mundo de tinieblas" y su idea del rol interpretativo. No me caen bien los vampiros ni los hombres lobo y el sistema de reglas no es mi favorito. Pero el Wraith me gustó. En él se presentaba un mundo más allá de este, en el que los recién fallecidos seguían existiendo a costa de las ataduras con el mundo mortal; Cuanta más gente recordara al fallecido o más legado hubiera dejado tras de sí, más sólida sería su existencia en el otro lado. Aquél sin ataduras acabaría desapareciendo en el olvido, una especie de agujero negro en continua expansión. ¿Complejo? Eso no es nada. Resulta que el otro mundo estaba regido por una especie de dictadura que quería evitar a toda costa el avance del olvido; Para ello, los fantasmas con poca consistencia eran moliados (transformados) en cosas tan útiles como soportes para libro o armas para sus soldados. Pero los rebeldes siguen, como siempre, defendiendo la libertad para actuar y volver a morir como les diese la gana. Y como no, facciones, poderes fantasmales capaces de controlar a los vivos, crear ilusiones, volar y aplastar un coche de un puñetazo.
Desgraciadamente, y aunque lo intenté, no fui capaz de engancharme al juego mas que como lector. La complejidad de los personajes sumada a ese "lado oscuro" que debía manejar el master y a esas tiradas de dados que no me gustaban me hicieron desistir y dejar el libro en la estantería de buenos juegos. La única minicampaña que pude dirigir satisfactoriamente fué con tan solo dos jugadores: Un rolero ya experto y una novata que después de fallecer, tuvieron que impedir desde el otro lado un atentado con bomba nuclear incluida. recuerdo que habían indios con caballitos muertos, agentes del gobierno (del mundo de los vivos y de los muertos) y un tipo con Harley Davidson escuchando Motorhead a todo trapo.
Después aparecieron algunos libros mas como la pantalla del master y algún manual de los gremios, pero eso ya estaba lejos de mi interés y seguí con mis RuneQuestes y ravenloftes por algún tiempo mas.

viernes, 17 de junio de 2011

Las rusas son los negros de los hombres para las mujeres

No tengo muy claro si se entiende, pero no me veo capaz de hacerlo mejor.

sábado, 11 de junio de 2011

Hace pocos dias y por motivos que no vienen al caso, me convertí en "dueño" de un perro. Yo nunca había tenido uno y paso estos dias con nuevas actividades como acariciarle la barriga, ponerle agua o pasearlo. Y hoy, paseandolo por el camino de detrás de mi casa lo he mirado y me he puesto a pensar.
He pensado en qué debería enseñarle a ese pobre animal desconocedor de las costumbres y la convivencia humanas. Lo normal es que aprendan a obedecer las órdenes de sus amos, a darles la patita, a sentarse, a esperar y cualquier cosa que pueda ser útil para un ser humano. Lo he pensado y me ha parecido egoísta. ¿Por que condicionar el comportamiento de un animal libre con comportamientos humanizados? Y mi "celebro" de pronto ha dado un vuelco sobre si mismo y he pensado en algo diferente.
¿No sería mejor en lugar de "humanizar" a un perro, aprender de él? De este modo quizás sabríamos ser más libres, despreocupados y felices. Si, si, felices. Sin estrés, sin dolores de cabeza ni horarios ni otro tipo de problemas derivados del órden y la racionalidad de la que debemos hacer gala continuamente. Y como no, he visualizado una escena idílica:
Yo paseando por la calle con libertad perruna, alegre y libre de cuanto me agobia. Y entonces veo a una hembra de mi misma especie (claro, tampoco hay que pasarse con las libertades) y caminando directamente hacia ella me amorro a su entrepierna tratando de adivinar si es una hembra receptiva o mejor voy en busca de otra. Ni "Hola me llamo tal", ni "estudias o trabajas", ni "qué te gusta hacer en tu tiempo libre si es que lo tienens y te gusta hacer cosas"... El mundo idílico para cualquiera. Pero claro, ella no entiende todo esto del perro porque no lee mi blog y mi comportamiento le parece grosero por lo que en dos segundos me encuentro en el suelo con un fuerte dolor de testículos y un tacón de aguja clavandose en mi yugular mientras me esfuerzo en vano por lanzar un ladrido de disculpa. Fin de la escena.
Asi que nada, mejor dejo las cosas como están. Que mi perro se comporte como un perro y yo hare lo propio con mi humanidad. Eso si, no puedo garantizar nada.

miércoles, 8 de junio de 2011

Expectativas (Paternidad parte 5)

Cuando uno tiene un hijo siempre trata de guiarle por el buen camino; El que le llevará al éxito, al bienestar y a la satisfacción personal. Desgraciadamente, para muchos (pero muchos) progenitores, eso no tiene nada que ver con valores como la honestidad, la generosidad, la humildad y todo eso; Mas bien se limitan a volcar todas sus frustraciones sobre el crio, quien se ve obligado a seguir los pasos de los fracasados de sus padres. De este modo las madres no quieren que sus hijas sean amas de casa u operarias en una cadena de montaje y los padres quieren ver a sus niños (varones, claro), jugando al fútbol en primera división o conduciendo un Ferrari a toda hostia por un circuito de velocidad. Todo esto, lejos de motivar a los pequeños les crea una serie de traumas que solo superan el dia que s edan cuenta de que sus padres son idiotas y que con sus patéticas vidas ya tienen bastante.
Y yo... no soy una excepción. A pesar de todo lo dicho arriba y de no querer ir de sabio ni de modelo de educación, debo reconocer que aveces pienso en el futuro y fantaseo con ello. Yo sueño con que mi hija me dé nietos y en que uno de esos nietos habitantes del futuro pseudosemilejano me lleva en su coche volador camino a la lanzadera espacial de Villena que me conducirá a una especie de asilo espacial famoso por sus instalaciones de realidad virtual que ponen a los ancianos en la piel de sus héroes de juventud favoritos, como Robocop, SonGoku o el enano del Golden Axe. Y durante el camino yo iré contando mil batallitas a cual más coñazo y solo interrumpidas de vez en cuando por el comentario: "Mira allí abajo. Todo eso antes era campo." Y entonces mi nieto me mirará a través de sus gafas de sol con modo de rayos infrarrojos, UVA y X y pensará: "Que abuelo mas pesado.", mientras asiente con la cabeza.

lunes, 6 de junio de 2011

Hace poco estuve pensando sobre los blogs, la gente que los escribe y la gente que los lee. Todo esto está muy bien por eso de la expresión, la información y el compartir ideas, experiencias y otras cosas biensonantes. Pero pensandolo friamente, es todo un poco triste al final. O sea, un tio (pongamosle yo) cuenta sus miserias que no le importan a nadie y otra gente (pongamosle vosotros) las leen y hasta publican comentarios varios.
Y entonces pensé: "¿Hay algo mas cutre que un tio de 30 y tantos explicando sus cosas?" Pues si: Un tio de 30 y tantos explicando cosas que le pasaron cuando tenía 5. Y así, en mi afán de superación constante decidí comenzar mis Cronicas de parvulario. Para cagarse es ya esto.
Tendría pocos años en esa época y recuerdo que era nuevo en el parvulario. No se que nos enseñaban pero allí los niños ibamos por la hora del recreo, donde podiamos jugar, relacionarnos y ser niños al fin y al cabo. El patio era grande (o al menos proporcionalmente grande para lo que eramos nosotros) y aunque no lo recuerdo con exactitud, sé que en uno d elos laterales, cerca de uno de los muros crecían varios árboles. Chopos supongo pero qué mas dá.
En esa zona arbolada no jugaba nadie porque estaba ocupada por un grupo permanente de niños a los que llamabamos "La patrulla de José Tomás". No me pregunteis el porqué del nombre; Yo no lo inventé. La cuestión es que eran un grupo temible que no dejaban que nadie se acercara a su zona y respondían a cualquier intrusión con violencia. Asi eran las cosas y así las asumiamos en esos tiempos, asi que no teníamos demasiados problemas con eso.
Pero un buen dia todo cambió. Por algún motivo salimos antes al patio y nos encontramos con la zona prohibida desocupada y el grupo al que yo pertenecía (que no teníamos suficiente glamur como para tener un nombre) decidimos ir a jugar a territorio vetado hasta el momento. Y descubrimos que el sitio no era para tanto: El suelo estaba lleno de hojas húmedas, los troncos estaban pegajosos y el muro frío; Además, estabamos lejos de todas partes. Y nos habríamos ido sin mas de no ser que "La patrulla de José Tomás" salió en busca de su rincón y nos encontró allí. Nos miraron, les miramos y aquello s econvirtió en una cuestión de honor.
En pocos segundos comenzó una batalla de gravilla. Yo la recuerdo como algo épico, con puñados de piedrecitas lloviendo del cielo y yo esquivandolas con agilidad felina mientras devolvía los ataques con precisión. Supongo que desde fuera se verían una docena de niños pataleando y lanzandose gravilla a cinco metros los unos de los otros. La cuestión es que ibamos ganando: Los árboles ofrecían cobertura y nuestros proyectiles húmedos eran mas efectivos que los suyos. Y así la batalla siguió hasta que sonó el timbre y regresamos a clase con el orgullo de los vencedores.
El dia siguiente salimos tan contentos creyedonos los dueños del lugar, pero La patrulla de José Tomás ya estaba allí. Entonces comenzó el asedio. Debíamos reconquistar el bastión, pero José Tomás se mostró como un líder implacable que no cedió ni un centímetro de terreno y cuando sonó el timbre esabamos en el mismo sitio y con el pelo lleno de piedrecitas mojadas. Los niños fueron entrando a clase y nosotros, haciendo alarde de cobardía, corrimos al ya vacío rincón a fingir que habíamos ganado. Por culpa de eso llegamos tarde y nos castigaron.
Desde entonces, la Patrulla de José Tomás siguió en su sitio y nosotros en el nuestro, que era mejor y más grande pero nos dejaba un amargo sabor a derrota en la boca.
Crecimos, salimos del parvulario para ir al colegio y los años pasaron. Y hace poco, paseando por el pueblo me crucé con José Tomás; Le vi viejo, gordo y algo cansado; Me saludó con el ligero movimiento de ceja con el que se saluda a los viejos compañeros de EGB y yo hice lo mismo. Mientras se alejaba le di un último vistazo y pensé: "Ahora le ganaría".