miércoles, 31 de agosto de 2011

Hace ya mucho tiempo, en nuestros orígenes roleros, decidimos jugar una campaña levando personajes malignos; Sonaba bien; No seríamos los típicos héroes altruistas de buen corazón si no tipos duros que miran por su propio interés a los que les da igual que haya una dama en apuros si no pueden sacar una buena tajada del asunto.
La primera partida nos llevó a una aldea con problemas: Unos monstruos estaban robandoles sistemáticamente todos sus bienes y escondiendolos en unas cuevas cercanas. Nosotros eramos malos pero ellos no lo sabían y nos metimos en la cueva ávidos de tesoro. Creo que el mundo era el de la Dragonlance y recuerdo que yo era un mago de nivel 1 y que me acompañaba un guerrero y un ladronzuelo del mismo nivel.
La cosa fue bien y llegamos hasta la sala del jefe, nos lo cargamos y allí estaba el preciado tesoro que pertenecía al pueblo pero por poco tiempo. Nos hicimos con el tesoro pero eso nos supo a poco. Eramos malos y muy pronto comenzó una discusión sobre la posesión del mismo y mis dos compañeros comenzaron una lucha a muerte por quedarse con el oro. Fué una de esas luchas feroces pero ridículas de personajes de nivel 1 en la que se tiran infinidad de asaltos golpeandose sin tocarse en una bonita coreografía de lo inútil. Pero finalmente el guerrero venció y vino a por mi.
Quien esté familiarizado con el reglamento del Advanced D&D sabrá que los personajes de NV1 no son tan distintos entre sí y el malherido guerrero subestimó el D4 y el GAC0 20 de mi lanzador de conjuro (si, solo tenía uno y lo había gastado ya). En poco tiempo, el guerrero yacía a mis pies, moribundo y sin posibilidad de una curación por mi parte. Cogí el tesoro y me marché de allí.
El master no tenía buena cara; Resoplaba y ladeaba la cabeza ante el espectáculo mostrado, decidió que ya no se jugaría más con personajes malvados y comenzamos de nuevo. Una buena decisión.
En cuanto a mi mago, no sé que habrá sido de él. Supongo que con el tesoro se habrá permitido llevar una vida sin dificultades y visto lo visto, es posible que haya recapacitado abandonando el camino del mal. Espero sinceramente que le haya ido bien.

5 comentarios:

  1. Interesante reflexión... y cierta. No hace mucho hicimos una campaña del MERP con orcos y funcionó bastante bien, pero porque seguimos unas reglas básicas entre nosotros. Éramos malos, pero cooperábamos entre nosotros contra esa escoria elfa y humana. Funcionó.

    Hace mucho más tiempo, jugué una de Stormbringer en la que éramos bastante cabritos y decididamente mercenarios. Empezamos a jugarnos malas pasadas unos a otros hasta que la cosa terminó en pelea de PJs. Afortunadamente la cosa no acabó en muerte y acabamos decidiendo (los jugadores) que debíamos darle un giro a los PJs y hacer que cooperaran entre ellos. Así, sí que funcionó.
    Moraleja: Se puede ser malo, pero contra el resto. Dentro del grupo, o la peña se une, o no vamos a ninguna parte. Algo que se puede aplicar tanto al juego, como a cualquier otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Tanto como master como de jugador, comprendo y apruebo las disputas y discusiones entre personajes siempre que estén bien roleadas y sean coherentes. Lo que no me gusta es que se llegue a la sangre, ya que esto además de la perdida de un pejota, representa el enfado de un jugador y en ese punto la diversión desaparece para convertirse en frustración y rabia.
    Recuerdo un caso en el que un jugador asesinado por otro creó un personaje a medida para vengar al antiguo sin justificación alguna. Era un señor nacido para vengar a alguien a quien ni siquiera conocía.

    ResponderEliminar
  3. XDDD! Y cumplió su propósito? En realidad puede ser material para una aventura. Es una curiosa variante de la típica profecía "nacerá un niño que destruirá al cabrito (léase bicho malo)".

    ResponderEliminar
  4. Quien era el master que resoplaba? :P

    ResponderEliminar
  5. Creo recordar que era el master de la Dragonlance, Lluiset.

    ResponderEliminar