martes, 12 de noviembre de 2013

Una esquirla de rol mediocre



El heroico guerrero lucha a brazo partido contra un bestial licántropo que no parece dispuesto a darle tregua; pero la pericia en la espada de nuestro héroe marca la diferencia y el licántropo a quién tanto tiempo había dedicado en dar caza, yace malherido a sus pies. Ha llegado el momento de vengar a todas las vidas inocentes que ha segado en su frenesí sangriento. 

Master: (Haciendo una pausa dramática) –Cuando ya estabas a punto de acabar con él, ves como el monstruo hace un esfuerzo por hablar y… descubres que es Rungus, tu amigo de la infancia. ¿Qué haces?
Jugador (Dando un sorbo lento a su refresco) –Le empalo con mi espada de plata +2 y me meo en su cara mientras muere.
Master: (Poniendo cara de asombro) –No, no, a ver… Has descubierto que en realidad era tu amigo de la infancia. Erais súper colegas desde críos. ¿Qué haces?
Jugador: (Llenándose la boca de panchitos) –De embpalo com mi efpada de blata y meo en fu cara.
Master (Suspirando): –Pero… Piénsalo, por favor. O sea, lo hacíais todo juntos, él te salvó la vida una vez, te enseñó a ir en bicicleta, te ayudó a ligarte a tu primera novieta. ¿Entiendes?
Jugador: (Engullendo y recapacitando) –Tienes razón… Le empalo igual pero solo le escupo en la cara.
Master: (queriendo salvar la situación)  -Vale, vale, pues nada, al final se muere pero descubres que no era tu amigo, sino el… estooo. El herrero del pueblo, nada más.
Jugador (Levantándose indignado) -¡Joder! ¿Y ahora donde me compro yo esa armadura de acero que me hace tanta falta para subir 2 a la CA? Vaya mierda de master eres, sólo vas a putear y pasas de los intereses de los personajes. Esto ni es rol ni es nada.

El jugador se va dando un portazo y el master comienza a comerse el manual básico pensando en qué le costaría jugar a magic como todo el mundo.

4 comentarios:

  1. Jajajjajajaa, menos mal en mi grupo de jugadores la cosa no es así, al contrario... Sino me lanzo a hacer origami y dejo el rol xd

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que os alegre.
    Gracias a ambos por comentar.

    ResponderEliminar