sábado, 12 de marzo de 2016

Ravenloft (el origen)




Al principio todo era oscuridad. Los roleros exploraban mazmorras, mataban bichos y caían en trampas mortales sin más motivación que hacerse con un puñado de monedas de oro y una espada o armadura más bestia que la que ya tenían. Pero entonces llegaron Tracy y Laura (Hickman, matrimonio) y decidieron crear una aventura diferente, cambiado a los orcos por criaturas de la noche, cubrirlo todo de niebla y convertir la típica aldea oprimida por el mal en una trampa de la que era tan difícil escapar que los pobres aventureros deberían luchar por salir con vida de esa prisión. Y entonces sí que llegó la oscuridad.

El como, el cuando y el quien:
El módulo original de Ravenloft llegó el año 1983, siete antes de que el mundo de Ravenloft se convirtiera en una ambientación, y seguía la premisa de las aventurillas de la época: Un encuentro en una posada, una aldea que explorar, un poderoso artefacto (en este caso varios) que encontrar y un villano (el Conde Strah von Zarovich) al que vencer. Pero como ya he dicho, no era la forma sino el ambiente el que hicieron a este libro diferente. El ambiente opresivo en el que los héroes sienten que están siendo observados, perseguidos y que hagan lo que hagan, van a acabar formando parte de los planes de una criatura antigua y malvada. Porque Strahd lo es, sin duda.

¿Y quién es Strahd?
Por si alguien no conoce al conde, hay que decir que se trata de un vampiro, sí, pero no uno de esos que escriben poesía, adoran el arte y montan bailes con otros de su misma especie para no perder su humanidad. No. Para Strahd el amor a una mujer se convirtió en una maldición y le transformó en una bestia sedienta de sangre, cruel y despiadada. Una bestia que sigue manteniendo las apariencias gracias a su intelecto superior, pero nada más.

Lo que es el modulo en sí:
Estructuralmente, el Ravenloft es un módulo bastante lineal: Hay un villano al que derrotar, un artefacto a encontrar y un pueblo que liberar, para lo cual los personajes deberán avanzar por un entorno bien definido (pueblo, alrededores, castillo y mazmorras) e ir sorteando peligros y resolviendo encuentros. La gran diferencia con otras partidas publicadas anteriormente está en el hecho de que antes de empezar, deben elegirse al azar (o no) elementos como el lugar de encuentro de Strahd, la localización del artefacto y la motivación del villano. Por ello, cada partida puede ser distinta y el modulo gana rejugabilidad. Esta fórmula innovadora resultó ser un éxito y el ravenloft acabó convirtiéndose no solo en un libro mítico, sino que fue, posiblemente, la aventura más veces clonada de la historia. ¿Qué no os lo creeis?
 
Los mapitas del castillo

Mapa de Barovia y una bonita ilustración del libro

El ataque de los clones:
Ravenloft tuvo una secuela tres años después, pero no contentos con eso, en el año 1993 (diez años después) se publicó para la segunda edición del advanced “House of Strahd”, un remake, esta vez bajo el logo de Ravenloft y que además de estar adaptado al nuevo diseño en cuanto a maquetación y mapeados, tenía más opciones de aleatoriedad de la partida y una versión más fuerte de Strahd por si se quería aumentar la dificultad. En el 1999 en modulo original se reeditó en una edición 25 aniversario destinada a aquellos que no habían podido hacerse con el original y que presentaba pocas diferencias con el mismo. Años más tarde, ya con la versión 3.5 del D&D apareció “Expedición al castillo Ravenloft”, otro remake esta vez en formato libraco de tapa dura y con más detalles, encuentros y unas páginas coloridas para resolver los encuentros de combate. Y a día de hoy acaba de aparecer “Curse of Strahd”, para la quinta (y definitiva, tengamos fe) edición, la cual no he tenido el indescriptible placer de leer, pero pondría el pene en el fuego afirmando que es más de lo mismo.
Y hasta aquí este “review” clásico. En breve habrá más, pero no tan clásicos.

House of Strahd (1999)



Expedición al castillo ravenloft (2006)
La maldición de Strahd (2016)

2 comentarios:

  1. Sin olvidar que sacaron una versión de Barovia y de Strahd para cuarta edición, así como un juego de tablero llamado Castle Ravenloft. En fin, exprimiendo a la gallina de los huevos de oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí conocía el juego de tablero (así como los videojuegos) pero no sabía que había habido Ravenloft en la cuarta edición. Gracias por la información.

      Eliminar