lunes, 1 de agosto de 2016

Web of illusion.




Puede que William W Connors sea uno de los más prolíficos creadores de contenido para Dungeons & Dragons, tanto para Reinos Olvidados, Greyhawk, Dark Sun y Dragonlance, aunque donde más se dejó ver fue en Ravenloft. Con trabajos como Guias Van Ritchen, Compendios de Monstruos y mucha ambientación, Web of Illusion fue uno de sus pocas aventuras hasta la fecha (1993).

La acción comienza cuando un grupo de desprevenidos héroes son transportados misteriosamente hasta una frondosa y húmeda selva, descubriendo que se hallan en algún lugar lejano y desconocido, llamado Sri Raji, una isla del terror que representa la India de nuestro mundo. Una vez allí deberán enfrentarse con varias facciones las cuales tienen intereses variados con los pjs, tales como manipularlos y matarlos, usarlos para sus fines y matarlos o matarlos directamente. Y es que en Sri Raji nada es lo que parece y si no, que se lo digan al tipo de la portada, que por cierto, espoilerazo de la partida.

El módulo, que es de los de 64 páginas, consta de tres partes bien diferenciadas: La primera consiste en describir los diferentes encuentros y localizaciones en las que se moverán los jugadores mientras interactúan con los pnjs. Se desarrolla de un modo muy parecido a un librojuego, dividido en secciones y con un desarrollo bastante lineal. Atención especial a las “Dark Sisters”, que aparecerán en número infinito cuando los jugadores se separen de su objetivo. La segunda parte transcurre en el “castillo” del malo y funciona como una dungeon de toda la vida, pero a lo India. Y la tercera es una descripción exhaustiva del dominio de Sri Raji, ya que éste no venía incluido en la caja negra de Ravenloft. Así pues, tenemos un dos en uno, con la partida y el dominio nuevo para ampliar aún más nuestro Ravenloft. Además, con el libro viene un maravilloso mapa poster a todo color desplegable con Sri Raji al completo y el “castillo” Mahakala por dentro y por fuera.

Resumiendo, un buen modulo y una buena ambientación con la que jugar aventurillas indias del estilo de Al Quadim y similares pero sin salir de la tierra de las brumas que tanto nos gusta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada