viernes, 13 de julio de 2018

Todavía sigo por aquí




El motivo de esta entrada no es hacer una reseña ni una reflexión lúdica ni una de esas anécdotas tan graciosas de cosas que parece como que me las invento pero no. El motivo de haberme puesto a escribir después de tanto tiempo es precisamente el de pedir disculpas por haber estado tanto tiempo sin escribir aquí. Y recalco lo de “aquí”.
Y ahora os podría contar que los blogs ya no son lo que eran, que la gente no los lee, que el mío menos aún, que mis libros, que el canal de youtube que no ve nadie, que la familia y el trabajo y el calor y que se me ha roto el portátil y en verano estoy sin teclado… Pero voy a dejarme de excusas y resumir las cosas buenas, relacionadas con este hobby que estoy haciendo aunque no las cuente.
En primer lugar tengo los juegos de rol. Juego poco y como puedo, pero ahí voy resistiendo. De momento he logrado reunir a un grupo semifijo para jugar una partida semimensual estilo sandbox que he tenido la osadía d ellamar “pizza&rol”. Con la excusa de comer pizza nos reunimos una vez al mes (siempre intento que sea algo menos) para jugar. ¿Y a qué jugamos? Pues nada más ni nada menos que a Eldarad, ese suplemento tan injustamente denostado del viejo RQ de Joc, eso sí con las reglas de La sombra del rey demonio, que es un juego que me mola y es más mejor para con los nuevos jugadores que empezar a cortarles brazos con mi querido RQ.
Por otro lado y sin dejar el rol, tengo una campaña lista para jugar con mi pequeña de 50 Brazas (Savage Worlds) que estoy seguro de que le gustará y a mi me ayudará a dominar un poco ese sistema que he de reconocer que no tiene tantísimos adeptos por casualidad.
En segundo lugar sigo dándole (aunque menos) a los juegos de tablero. Tengo alguna nueva adquisición de la que hablaré en breve porque merece una entrada a parte, viejos juegos que he desempolvado y como no, ganas de descubrir cosas nuevas.
También he descubierto un nuevo juego de cartas (solo tiene 20 años) y aunque nunca salió en español, todavía se puede encontrar a buen precio en ebayes y demás y me gustaría tener y probar. ¿No sabéis cual es? Pues el Shadowfist, un juego de artes marciales basado en mi querido Feng Shui (o quizás fuera al revés) que solo por su temática ya merece la pena probar.
¿Y qué más? He vuelto a tener algún breve escarceo con el Warhammer que me ha hecho venir las ganas de pintar minis otra vez, estoy montando algo de escenografía, viendo pelis de chinos, leyendo rol, escribiendo mis cosas, peleándome con mi dibujanta (jódete Pérez Reverte), preparando lo que puedo de la nueva edición de las Novelda Rolea y… Bueno, creo que no está mal.
Resumiendo: Aunque ya no me pase tanto como antes por aquí, no es por no estar si no por no poder. Seguir sigo y cuando pueda… podré.
Que final más raro me ha quedado…

6 comentarios:

  1. Si al menos has retomado el rol y los juegos de mesa son buenas noticias. Seguro que esas partidas te dan inspiración para nuevas entradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Si inspiración no me falta. El problema es que cuando me siento a escribir dejo estos temas para el final y acaban quedando en el olvido.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Yo soy un gran defensor de Eldarad. Me parece un suplemento muy completo. No es Pavis... de acuerdo, pero sigue siendo un buen libro.

      Eliminar
  3. Pero Eldarad no es Glorantha ¿verdad? Lo digo porque Eldarad está en castellano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eldarad no es Glorantha, pero en la intro del libro te explican como adaptarlo y realmente es muy muy sencillo.

      Eliminar