domingo, 5 de agosto de 2018

Circle of Darkness


Llevaba ya un tiempo sin publicar ninguna reseña de suplementos de Ravenloft (en realidad era un tiempo sin publicar nada debido a una combinación de apatía, desidia, tedio y rencor hacia un mundo que cada día me parece más horriblemente injusto y mezquino), pero hoy he decidido retomar estas entradas gracias a la petición de Borja CG, amigo de redes sociales y fiel seguidor de este infecto blog, que se quejaba de no encontrar información en español sobre el módulo del que hoy voy a hablar: Circle of Darknes, que es uno de esos que por supuesto no se tradujeron a nuestra lengua y por ello hay que ir a comprárselo a alguien que habla con la lengua pegada al paladar. ¿Vamos allá?

El cómo el cuando y el quien:
Este libro que consta de 64 páginas (sí, es de los gordetes) fue publicado en el año 1995 y escrito por un tal Drew Bittner que aunque me consta que trabajó en otros productos de TSR de la época, no he podido saber mucho acerca de él ya que con el mismo nombre hay un luchador de no-sé-qué que acapara toda la atención de Google. La portada es de Scott Burdick, que al contrario que en otros modulos sí guarda relación con la aventura del interior y los dibujetes interiores los ha hecho Bob Klansnich.
¡Soy Drew Bittner y Ravenloft es lo mejor!

El argumento:
Tras un fortuito encuentro con un extraño vistani que les tira las cartas y les llena de mal rollo, los aventureros aparecen en el dominio de G’henna, un lugar árido y desesperante en el que todo el mundo malvive como puede bajo el yugo tirano de los seguidores de un terrible dios-bestia llamado Zhakata el Devorador. Una vez allí visitarán la ciudad de Zhuckar, donde sus habitantes pasan hambre deliberadamente para tener contento a su dios y esperan que los extranjeros hagan lo mismo; por si las normas no fuesen ya lo bastante duras, no tardarán en descubrir la existencia de la inquisición y también la de unos graciosos hombres-bestia que no son más que engendros marginados que viven ocultos de la vista de las gentes del lugar. Y es ahí más o menos cuando la cosa empieza a liarse ya que descubrirán la existencia de un culto clandestino llamado “Circle of darkness” cuyo objetivo es derrocar el culto de Zhakata el Devorador y sustituirlo por el de Zhakata el Proveedor, que terminará con la opresión del pueblo. En este punto los pjs deberán elegir unirse a este culto, quedarse bajo la seguridad de la inquisición, ayudar a los pobres engendritos que pululan por ahí y poseen su propio poblado fuera de la ciudad o largarse con viento fresco a buscarse la vida y tratar de huir de G’henna por sus propios medios. Aunque por supuesto, en Ravenloft las cosas no suelen ser lo que parecen y ni los malos son tan malos ni los buenos tan buenos ni siquiera los inocentes lo son tanto; y si a ello añadimos que detrás del culto de Zhakata el Devorador se encuentra el mismísimo Yagno Petrovna, Lord de G’Henna, pues las cosas se ponen feas. Feas y chungas. Y hasta ahí puedo leer.
Publicando con el movil no puedo enderezar las imágenes.

Contenidos:
La cubierta del libro viene sin grapar como era habitual y en su parte interior tenemos tres mapas: El primero es del campamento de los engendritos (no sé como traducir “mongrelmen”, donde la aventra nos llevará a jugar un encuentro de combate; otro de la “House of bones” que es el típico dungeon numerado y con perspectiva isométrica y el tercero, el que marca la diferencia con otros módulos, a mi parecer, el del dominio de G’henna entero y que viene dividido en hexágonos, algunos de ellos numerados por contener localizaciones especiales para que los jugadores puedan viajar libremente por el árido dominio.
Además viene un magnífico mapa desplegable con un detallado mapa a color de la ciudad de Zhukar, otro del templo de Zhakata y además una serie de tablas de encuentros en las tierras salvajes, ideas para aventuras y algo llamado “motivaciones de los encuentros”, así como un bestiario y una tabla de eventos aleatorios que hacen que junto al mapa hexagonal se pueda jugar el módulo en plan aventura o estilo “sandbox”, lo cual es maravilloso para aquellos directores de juego con tiempo y ganas de exprimir los suplementos al máximo.

Conclusiones finales:
A pesar de que a algunos indeseables no les gusta esta aventura debido a que se aleja del horror gótico que se supone que representa Ravenloft (yo discrepo ya que considero que una de las ventajas de Ravenloft es precisamente su variedad de escenarios), el tema del hambre, adaptarse a las extrañas costumbres de una tierra desconocida, estar continuamente vigilados por cultos y sectas de dudosa moral y tener que colaborar con ositos con patas de gallina, proporciona otro nivel de miedo y paranoia que en ningún momento se queda atrás respecto a los vampiritos que aparecen en las brumas.
En definitiva un gran suplemento que está a la altura de lo publicado en esta época dorada del AD&D y que con un poco de maña por parte del director de juego se puede convertir en una de las aventuras mas recordadas por los jugadores.


1 comentario:

  1. Me esgüevo! Jajajaj.

    Muchas gracias por la reseña Josep!!

    ResponderEliminar