lunes, 23 de septiembre de 2013

Guerra Mundial Z (La película, cuidado)



Por fin he podido ver la película que toma el nombre (y solo el nombre) del libro que comenté en este mismo blog hace poquito y me ha causado sensaciones tan dispares como el asco o el tedio; Pero no me quedaré con mi subjetiva opinión y trataré de hacer un análisis justo y neutral.


El flim comienza de forma rápida y trepidante, dejándonos pocos minutos para conocer a los personajes, que son la familia de Brad Pitt y un antiguo jefe de éste, cuando comienza una violenta invasión zombi. Hasta ahí bien; sin largas introducciones con un virus escapándose de un laboratorio tras una larga discusión sobre bioquímica molecular entre varios científicos cuerdos y uno chalado como pasa con otras películas que tratan de mostrar el origen de la plaga desde que los padres del culpable se conocieron en el baile de instituto allá por los sesenta. Los zombis aparecen de sopetón como decía y eso sería bueno, de no ser por la curiosa “forma” de esos zombis. Por un lado son zombis que corren (recordad a los llamados “Zombis de Hollywood”), pero que corren mucho mucho, agitando los brazos y sacudiendo la cabeza a lado y lado mientras la cámara tiembla todo el rato. Vale, esto irá a gustos, pero la cosa se va volviendo incoherente a medida que el metraje avanza. Son zombis que se mueven como gatos epilépticos, vale, y que saltan sobre sus presas con la cabeza por delante, como salmones subiendo rio arriba, de acuerdo, pero luego hacen cosas harto contradictorias; son capaces de atravesar la luna de un coche con la cara o caer desde alturas ilimitadas sin hacerse un rasguño, pero se mueren si les arrean con un palo en la cabeza; pueden volcar un autobús con la sola presión de sus cuerpos si se interpone entre ellos y sus presas, pero esquivan hábilmente a un perrito que no les va a servir de alimento; y pueden atravesar muros o puertas blindadas a base de cabezazos, pero no una puerta bloqueada con sillas de plástico. Son los maravillosos zombis-salmón-incoherentes y miedo miedo no darán, pero sorprenden y maravillan por igual con sus proezas de escalada, trekking urbano y parkour.
 
Y presentados los zombis, la película tiene un desarrollo muy parecido al de un videojuego, en el que Bradd Pitt debe sortear cada nivel de una forma determinada, ya sea usando el cerebro, el sigilo o la fuerza bruta. Destacar cabe la escena en la que tienen que pasar frente a una puerta de cristal tras la cual hay un zombi girando la cabeza de forma regular a un lado y a otro. Creo que eso salía en algún Resident Evil. Y hablando de la peli en si, cabe destacar la ausencia de sangre o gore de ningún tipo; así que nada de zombis con los intestinos al aire comiéndose el celebro de un desafortunado viandante; aquí todo es light, limpio y bonito. Zombis para todos los públicos.

Y para terminar, qué decir de la genial interpretación de Bradd Pitt. Pues nada. Parece que éste señor ha decidido seguir la estela de actores consagrados de Hollywood como Richard Gere, Kevin Costner o Mel Gibson y hacer las películas poniendo todo el rato la misma cara. Y es una pena porque por algún motivo me gustaba el rubiales ese, pero que tenga la misma expresión de impasible serenidad tanto corriendo con cientos de zombis-salmón detrás, estrellándose con un avión o despidiéndose de sus hijas. 

Concluyendo: Una película que no me ha gustado la más del mundo A MI, pero que podéis ver si queréis sacar vuestras propias conclusiones, aunque ya os digo yo que A MI me han parecido las dos horas más aburridas de todas las horas de mi vida invertidas en ver pelis de zombis. Y ahora, para que esto parezca un blog serio de cine, voy a poner eso de “Lo mejor y lo peor” ya veréis que bien me queda.
LO MEJOR: Que después de verla, incluso pelis como “Premutos” o “Una virgen entre los muertos vivientes”, parecen buenas.
LO PEOR: La escena que va entre la musiquilla del principio y cuando se pone negro y comienzan a salir las letras.

Minijuego final: Para hacer esta entrada más amena e interactiva, atrévete a encontrar los tres errores ortográficos que, deliberadamente, he incluido en el texto. Habrá más, no tan deliberados, pero yo quiero esos tres.

6 comentarios:

  1. Solo te ha faltado mencionar los zombies castellers que crean castillos humanos.

    ResponderEliminar
  2. Razón tienes. Se ve que mi pobre cerebro no pudo asmimilar tanta cantidad de rarezas y tuvo que borrar algunas de ellas.

    ResponderEliminar
  3. No me resisto al minijuegorrr:
    1. tedio; Pero
    2. flim
    3. éste señor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Dos de tres, amigo Artus!
      Felicidades, pero muy mal.

      Eliminar
  4. Aunque haya pasado un año no me resisto... (aunque seguro que ni te acordarás): la tercera es "río", cuando escribes "rio arriba"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, ya ves... ¿Como voy a acordarme?
      Eso sí, la que tu dices casis eguro que no era, ya que para mí las tildes no cuentan.

      Eliminar